A Ateve Cordon se le conoce en Cuba por un ministerio que transformó la vida de miles de personas en esta isla. Un ministerio que no profesa otra cosa que la adoración genuina a Dios, un ministerio que no busca edificar ciudades, sino vidas, que no quiere transformar gobiernos, sino corazones, que no anhela acumular monedas en la tierra, sino diamantes en el cielo. Un ministerio que nos convida a conectarnos con Dios las 24 horas de los siete días de la semana.

Steve, un hombre sumamente sencillo, que a los doce años tuvo un encuentro personal con Dios, nunca pensó que un día sería el líder de Adoración 24/7 y que ministraría a los cristianos de Cuba enseñándoles que la devoción a Dios no se trata de la música, sino de un estilo de vida.

En esta ocasión, accede a conversar con Maranata para comentarnos sobre su vida, ministerio y sus experiencias de trabajo en Cuba.

¿Cómo fueron sus primeros pasos en el Señor?

Fui un niño inquieto, averiguando muchas cosas porque siempre me ha gustado leer e informarme. Pronto me empezó a gustar la música así que desde los 11 años me involucré en mi colegio en el coro, la flauta, etc. Se volvió una pasión, por lo que me introduje más y más en ella; aprendí otros instrumentos como la guitarra, piano, bajo, incluso un poco de batería y algunos otros, y, por supuesto, cantaba también. Empecé a tocar en mi iglesia y a servir en diferentes reuniones hasta entrar al equipo principal de alabanza de mi congregación local. Cantaba, de vez en vez, pero me integré con otros grupos de alabanza en mi país de origen, Guatemala, lo que me dio mucha experiencia en la música, empecé a tocar en varios lugares, a hacer viajes, a crecer musical y espiritualmente.

Pasado unos años trabajé en la producción profesional de música con un estudio de grabación que tenía con un amigo y, paralelamente a eso, tocaba y ministraba con grandes hombres y mujeres de Dios como Danilo Montero, Ingrid Rosario, Don Moen, Ron Kenoly, Paul Wilbur y muchos más. Esto fue una gran escuela para mí, que me preparó para servir al Señor, una vez que me llamara. En el 2007 empecé a trabajar en mi primera producción como solista, En Una Cruz que salió al mercado en el 2008, mismo año que Dios me movió de país junto a mi esposa y 2 hijas y nos trasladamos a la ciudad de Miami, en Estados Unidos (EE.UU).

¿Qué lo motivó a crear el ministerio Adoración 24/7?

Precisamente el ver como el cristianismo ha avanzado tanto, pero la condición, mentalidad y espiritualidad humana parece no crecer a la misma velocidad que la asistencia a la iglesia. El entender, después de muchos procesos en mi vida y preguntas a Dios, que la adoración tiene poco que ver con música y mucho que ver con nuestras actitudes, creencias y obediencia a Él. Sin ese entendimiento, seguiremos viendo gente pasar al altar pero no vemos cambio de rumbo, no vemos transformación en las vidas, por lo tanto, tampoco lo veremos en la familia, comunidad, país ni en el mundo. La adoración debe ser el centro de toda vida cristiana, la base para todo lo demás, el ADN de todo creyente.Esto es lo que puede hacer la diferencia. Por eso empezamos a hablar de este mensaje, primero en reuniones personales, eventos pequeños, hasta que se empezaron a abrir plataformas más grandes, eventos internacionales y logramos establecer una Cumbre anual en Miami en la cual hablamos de esto a pastores, líderes, adoradores y los equipamos para correr la voz y bendecir al cuerpo de Cristo en el mundo. Luego empezamos a soñar con congresos internacionales y seminarios, y el primer lugar que Dios nos puso en el corazón para llevar este movimiento a gran escala fue precisamente a Cuba.

¿Cómo y cuándo llega su ministerio a Cuba?

En el año 2012 Dios puso en nuestro corazón ir allá, no sabíamos cómo lo haríamos, con qué recursos, con quién, pero dispusimos nuestro corazón a obedecer a Dios y hacer esto realidad. Él se fue encargando de conectarnos con las personas adecuadas, en el tiempo exacto, y nos dio las fuerzas y estrategias para reunir los recursos y así poder hacerlo. En febrero del 2013 logramos cumplir ese objetivo y llegamos a la ciudad de Santiago de Cuba, allí realizamos el primer congreso de Adoración 24/7 en la Isla. Esto marcó el inicio de una serie de eventos y proyectos en muchos otros países pero con un énfasis muy especial en Cuba donde vemos el favor de Dios obrando en su pueblo y equipando a su iglesia.

¿Por qué Cuba?

Yo también me preguntaba eso en un principio ja ja. Porque yo le preguntaba a Dios cómo sería posible, me parecía tan difícil y además en un lugar donde no podríamos juntar recursos para hacerlo. Sin embargo, desde hace un par de años ya Dios había puesto en mi corazón la idea de hacer algo en Cuba algún día, sin saber cómo, cuándo o dónde. Pero Dios tiene control de todas las cosas y el tiempo exacto. Por un lado nosotros estábamos confiando en él y decidiendo obedecer su voz, y por el otro lado sus hijos en Cuba también oraban por un avivamiento y por realizar algo como esto en esa nación. Así que Dios nos escuchó a todos y trazó un plan el cual tratamos de ir entendiendo y siguiendo conforme a su voluntad. ¿Cuáles han sido sus experiencias del trabajo de Adoración 24/7 en Cuba?

Nuestras experiencias han sido maravillosas. Hemos visto la mano de Dios obrando en esa nación y en su iglesia. Yo particularmente me siento muy feliz cuando voy porque compruebo que cada esfuerzo, tiempo, y recurso que ponemos para ir a Cuba vale la pena y vemos el fruto de todo eso. Las personas son maravillosas, tienen una gran pasión por Dios y por su palabra, son gente genuina y buena, me siento honrado de ser recibido allá y poder dar de gracia lo que por gracia hemos recibido.

Hemos conocido a muchos pastores, visitar muchas iglesias, ver la juventud con esperanza y amor por Dios. También logramos llevar miles de biblias -totalmente gratis-, para el pueblo cubano y hacer un retiro de varios días con un grupo muy hermoso de pastores de toda la isla. Cada experiencia ha marcado mi vida, la de mi familia, y la de todo nuestro ministerio de una forma muy especial.

¿Cuáles son sus expectativas ministeriales en Cuba para el futuro?

Deseamos seguir apoyando lo que Dios está haciendo en este país. Oramos para ser guiados por Él y volver pronto. Es muy probable que al final del 2016 podamos de nuevo realizar un gran congreso pero aún no tenemos detalles. Analizamos también de qué otras formas podemos colaborar con los jóvenes, los pastores, los comunicadores y que exista una transformación en su vidas y en su entorno.

¿Qué opinión le merece la revista cristiana Maranata?

Me parece una excelente iniciativa y los felicito por dar este paso de fe. Espero ser un colaborador frecuente en esta revista de la forma que sea posible apoyar y que este sea el inicio de muchos otros medios que Dios va a levantar para comunicar las buenas nuevas de salvación.

Por último, ¿qué mensaje le quisiera enviar al pueblo cristiano en Cuba?

Quiero decirles que Dios está con ustedes, siempre está con ustedes, y siempre estará. Recuerden que nuestra vida entera es un altar de adoración a Jesús. Cuando en ese altar hay un olor agradable a Él, su gloria desciende, y cuando eso sucede siempre pasan cosas maravillosas. Esperen lo mejor de Dios porque sus planes para ustedes son de bien y no de mal.

Fotografía: Steve Cordón

Este artículo se ha leído: [hits] veces