Este martes 11 de junio se creó en nuestro país la Alianza Evangélica de Cuba, con la participación de presidentes de las diversas denominaciones evangélicas presentes en la nación.

La Liga Evangélica de Cuba ha hecho pública la noticia a través de su cuenta en Facebook, en la que comparte el documento fundacional de la Alianza.

Los firmantes, presidentes de siete denominaciones evangélicas del país han expresado no sentirse representados por el Consejo de Iglesias de Cuba ante las autoridades y el pueblo cubanos.

Según el pastor bautista Carlos Sebastian Hernandez Armas , quien fungió como secretario del encuentro, publicó en su cuenta de Facebook algunos detalles.

«En el Acta consta que la Visión de esta Alianza es: “Glorificar a Dios por medio de la unidad de iglesias evangélicas cubanas para defensa de las doctrinas y principios bíblicos comunes y la extensión del reino de Dios.»

«Entre otras cosas acordamos que “está no es una organización política, pero las doctrinas y los principios bíblicos serán defendidos por encima de cualquier opinión política.” Y que ” Haremos todo en apego a la legalidad vigente en Cuba.
«Se creará un Consejo de la Alianza integrado por los presidentes de cada denominación y tres representantes más por cada una de ellas. De estos se elegirá un presidente, un vicepresidente, un Secretario Ejecutivo y un Tesorero. El presidente será por un año y rotarán por los presidentes de las Denominaciones. La aprobación de cualquier moción será acordada mediante votación por consenso (voto unánime).»

Desde Maranata Cuba pretendemos acercarle otros detalles próximamente.

Es nuestra oración que el nacimiento de esta «organización» pueda responder a la voluntad de Dios para dirigir las acciones de conjunto, y limar las innecesarias paredes que suelen dividir a los hijos de Dios de diversas iglesias.


También anhelamos ante el Señor que la Alianza guarde la visión de ser inspirada en el Espíritu hacia las cosas divinas y de impacto positivo en nuestra sociedad, y se aleje de cualquier búsqueda de poderes políticos.
Estamos seguros de que los líderes podrán ser guiados a una visión cristocéntrica, y les deseamos los mayores éxitos en el amor de nuestro Señor.