La arqueología bíblica es aquella ciencia que se especializa en desentrañar objetos que puedan revelar nuevos datos sobre la historia de los tiempos en que se desarrollaron los pasajes de La Biblia.

Para cualquier creyente, es fundamental estar preparados en cuanto a lo más actual en materia de estudios históricos bíblicos. Y no deja de ser impresionante cuando surgen los hallazgos de un sello de algún personaje bíblico, o alguna inscripción con los nombres de esos que tanto hemos conocido al leer las escrituras.

El pasado 2018 trajo momentos relevantes en cuanto a arqueología bíblica, y revista Maranata quiere compartir con sus lectores algunos de los más importantes, según una lista de la publicación Christianity Today.

El sello de  Poncio Pilatos

Se piensa que el sello fuera usado por un vocero del procurador Pilatos. Foto: Tomada de ABC

El procurador romano que interrogó a Jesús y dio la orden de su crucifixión ha aparecido en 2018  por segunda vez en el registro arqueológico.

Su nombre y título fueron encontrados grabados en una piedra en 1961 en Cesarea Marítima.

Apenas  unas semanas a fines del año pasado se anunció que un anillo excavado a fines de la década de 1960 en Herodium, un palacio del desierto en las afueras de Belén, también llevaba la inscripción «de Pilatos».

La inscripción en el anillo finalmente se leyó utilizando técnicas fotográficas de vanguardia, dado su estado de profundo deterioro.

El anillo de aleación de cobre probablemente no era lo suficientemente elegante como para haber sido usado por el propio Pilatos.

Era más probable que fuera usado por alguien que estaba autorizado para actuar bajo la autoridad de Pilatos y que usaría el sello para crear comunicaciones oficiales. Algo así como un vocero, o un secretario de nuestros días.

Un sello que pudo pertenecer al profeta Isaías

Este anillo, casi seguramente, perteneció al profeta Isaías, pero una letra faltante impide identificarlo totalmente. Foto: Tomada de Noticias de Israel

Otra impresión de sello surgió en 2018, con el nombre real de uno de los profetas más importantes del Antiguo Testamento, Isaías.

Casi dice “Isaías el profeta”, pero la identificación total no fue posible apenas por un pequeñísimo detalle: falta una sola letra al final, por tanto, el hallazgo dejó un sabor a “casi casi” en la boca de los arqueólogos.

Una pieza de evidencia que sugiere que la impresión del sello se refiere al profeta bíblico es una pequeña pieza de arcilla que los arqueólogos recuperaron en un área cerca del Monte del Templo de Jerusalén, detalla Christianity Today.

Esta impresión de sello similar, que se encontró por primera vez en 2015, dice “del rey Ezequías de Judá”.

El rey Ezequías y el profeta Isaías se mencionan en el mismo versículo 17 veces en la Biblia, por lo que hallar una pieza sobre uno de los dos, corrobora en buena medida la historicidad del otro.

El peso Beka de tiempos de Salomón

El diminuto peso beka, de tiempos de Salomón. Foto: Tomada de Noticias de Israel

Un procesamiento extra cuidadoso de la suciedad recuperada arqueológicamente llamada proceso de cribado en húmedo ha traído a la luz numerosos descubrimientos pequeños pero significativos en los últimos años, como el peso de beka.

En  Éxodo 38:26, se describe que el beka se usó para medir el impuesto del templo de medio shekel que aportaba cada miembro de la comunidad de Israel antiguo.

Este peso (5,5 gramos o 0,2 onzas) estaba inscrito con las letras hebreas que deletrean beka fue hallado en las excavaciones cerca del arco de Robinson, en la esquina suroeste del Monte del Templo.

Los expertos estiman que se usó para pesar el impuesto del templo durante el período del Primer Templo. O sea, en tiempos de Salomón.

Un alfabeto semítico de tiempos de Moisés

La versión de alfabeto semítico más antigua. Foto: Tomada de Enlace judío

Una pieza de piedra caliza inscrita descubierta en 1995 en una tumba a lo largo de la orilla del Nilo está muy relacionada con La Biblia.

El egiptólogo de la Universidad de Columbia Británica, Thomas Schneider, ha logrado en el pasado 2018 descifrar  las cartas y ha anunciado recientemente que se trata de un abecedario, una versión temprana del alfabeto semítico.

La tumba excavada se remonta a 1450 aC, nada menos que los tiempos de Moisés. Este alfabeto antiquísimo deja inferir que si “Moisés escribió todo lo que el Señor había dicho” (Ex. 24: 4), él no fue el único que escribió una escritura semítica en Egipto en ese momento.