Este viernes 20 de marzo desde las 9 de la noche y hasta las 12, seguidores de Cristo en toda Centroamérica se reunirán en una vigilia de oración mancomunada para clamar a Dios por que detenga los efectos del COVID-19 y extienda su misericordia.

El plan es quela vigilia se efectúe en cada familia y no en los templos, debido a las propias medidas de prevención ante el brote, y que en ese lapso de tiempo se una en intercesión en cada uno de sus hogares o células pequeñas.

La iniciativa surgió Costa Rica, que han formado un Comité Organizador, los cuales muy rápido se han puesto en contacto con ministerios del istmo centroamericano, quienes han apoyado la propuesta en forma inmediata.

La idea es tener un tiempo de oración como lo narra el libro de Los Hechos, que las familias se reunían en sus propias casas.

Si bien el proyecto de oración surgió ministerialmente por este grupo de líderes, desde Maranata Cuba llamamos a todos los seguidores de Cristo a unirse espontáneamente a la oración de sus hermanos este viernes a partir de las nueve.