Los orígenes

Reitero que la sexualidad humana es la fuerza alrededor de la cual gira la existencia de la vida terrenal en todas sus manifestaciones, en propósitos personales o divinos. La identidad genuina de ella promueve la unidad en su individualidad con la otra parte del género, a fin de alcanzar juntos los propósitos de creación.

Hombre y mujer estamos tan bien hechos que, si pudiéramos descubrir toda la capacidad y habilidad individual con la que fuimos hechos, viviéramos la sexualidad en el éxtasis sublime de la vida, todo el tiempo de nuestra existencia. No habría suicidios autoimpuestos o impuestos por las incomprensiones y desconocimiento de dicha capacidad y habilidad.

La sexualidad está diseñada por Dios y se tiene que disfrutar como indica su creador para que fluya en su verdadera dimensión. Foto: ABC

En el primer capítulo de esta serie, hablamos de inmoralidad, pero no dijimos a qué se refiere la moralidad.  La moral se expresa en el comportamiento humano respecto al bien o al mal. Y aunque no pertenezcan al orden jurídico, apela a la conciencia humana con la que Dios creó al ser humano.

Puedes leer en el libro de Proverbios: “Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre(Género humano). La sexualidad moral o amoral nace y se desarrolla en dependencia de la respuesta del hombre a Dios, en su espíritu.  

Por decirlo de alguna manera, ese “espíritu” es el código personal creado por Dios en el ser humano para tratar e interactuar con él. Repito, si este así lo decide. Claro, no significa que Dios le permita al género humano rebasar el límite de su soberanía. Él siempre está al control.

Allí en lo más profundo del ser humano, su espíritu, Dios trata con él a fin de encausarle, en su intención, a hacer el bien para el cual está hecho. Y el resultado puede ser bueno porque en este aspecto fue hecho a su imagen y semejanza. Esta imagen y semejanza moral y espiritual es lo que hace al ser humano diferente a los animales, incluyendo en su sexualidad.  Por eso podemos preguntarnos. La inmoralidad sexual es ¿humana o animal?

Razona un instante conmigo. No tienes que ser teólogo para entender lo que literalmente está escrito en el primer libro de la Biblia. Fíjate que toda la creación animal y vegetal fue producida por el agua y la tierra. A diferencia del ser humano que, aunque de la tierra, fue hecho por Dios con sus manos.

Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 21Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno”

Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno”

Compara con esto: 26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Creo que es mejor creernos resultado de la obra de sus manos con el polvo de la tierra, que tener como ascendiente un simio sin razonamientos que produjo el polvo la tierra. Lo que creamos hace la diferencia en el desarrollo moral de nuestra sexualidad. Apegarnos al animal con todas las fuerzas físicas o con todas las fuerzas físicas y espirituales creadas por Dios.

Continuará…