La Iglesia y el Mundo.

Un punto de partida para una teología contextualizada.

La iglesia de hoy enfrenta el desafío de realizar su ministerio en un mundo postmoderno[1], para el cual no nos hemos preparado. La mayoría de los líderes de nuestra denominación fuimos escolarizados en la era postmoderna;[2] sin embargo, fue una instrucción bajo una fuerte influencia de los métodos y principios de la modernidad[3]. Por lo cual es lógico que se genere una crisis entre las ideologías de las dos eras que conviven en una misma sociedad y época.

La influencia de la postmodernidad ha ido ganando fuerza en la iglesia de hoy, y la falta de sabiduría para hacerle frente agrava la crisis, la cual se deja ver en las fuertes corrientes de pensamientos y doctrinas que comienzan a desestabilizar los ideales y principios que siempre nos acompañaron.

La mayoría nos damos cuenta que la iglesia actual, no es como la de ayer. Esta es la primera señal de que enfrentamos una crisis, por lo cual, es lógico que muchos comiencen a buscar soluciones al problema, del por qué las cosas están cambiando. Algunos creen que la solución de la crisis es atacar las cosas insignificantes, y en esto se parecen a aquellos que colaban el mosquito y se tragaban el camello.[4] En otras palabras se preocupaban por lo insignificante y descuidaban lo esencial.

Una de las características de la postmodernidad es la negación de todo lo que históricamente ha tenido valor y significado, también dentro de la iglesia. Por doquiera se oyen las críticas a prácticas y celebraciones tradicionales de la iglesia, las cuales empiezan a encontrar partidarios entre los líderes de nuestra denominación, formando una contrariedad dentro de nuestras congregaciones.

Ante esta situación surgen las preguntas: ¿Son realmente dañinas las tradiciones? ¿Están ciertamente prohibidas por Dios? ¿Son la causa de la crisis? ¿Son ajenas a la historia bíblica y cristiana?

Una mirada juiciosa a la Biblia y a la historia, demostrará que el pueblo de Dios siempre estuvo entremezcló las ordenanzas divinas con la costumbres humanas.

Analicemos cinco formas distintas de reacción de la iglesia frente a lo mundano.

La iglesia siempre ha tenido que contextualizarse.

¿Qué es la contextualización? Es el proceso mediante el cual Dios acerca a los hombres su persona y su mensaje, en cada época y cultura. Es la forma en que el evangelio se va insertando en cada lugar, empleando los elementos que la sociedad y las personas conocen.

 Cristo se contextualizó: Fil 2:5-8

Si alguien dio un buen ejemplo de contextualización fue Cristo, el cual no estimó el ser semejante a Dios como cosa a qué aferrarse; sino que se despojó de su gloria y se hizo hombre. La razón por la que Cristo se hizo hombre fue para acercarse a nosotros en igualdad de condiciones. Dios buscó hablarnos en una cercanía tal como nunca antes. El escritor del libro de Hebreos dice que: “Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras ahora nos ha hablado por su hijo”.[5] El Señor se contextualizó porque dejó su posición celestial y se puso en nuestro lugar en la tierra. Cristo tomó forma humana, habló el idioma de sus paisanos, comió y vivió entre los que intentó alcanzar. Hasta aceptó el bautismo de Juan, aun cuando no lo necesitaba, todo para contextualizarse.[6]

 Pablo también se contextualizó: 1 Co 9:19-23

A los judíos se hizo judío, a los que están sin ley como si él estuviera sin ley, con la finalidad de ganar algunos. Esto es un ejemplo de contextualización.

¿Por qué contextualizarse? Pablo dice: Para ganar a unos, para hacer el mensaje comprensible a todos. Sería bueno decir aquí que contextualizarse no significa mundanalizarse; no significa fingir que soy lo que no soy; no significa traicionar los principios bíblicos. No, al menos en el sentido pecaminoso, sino que contextualizarse significa: ponerse en el lugar del otro para desde su punto de vista, y comprendiéndole, poder traerle el mensaje con claridad y efectividad. Esta es la causa del porque Pablo hizo votos en Jerusalén.[7]

 

Pedro se contextualizó: Ga 2:12-14

Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? Gá 2:14 

Pedro vivía como gentil y no como judío. El se había contextualizado.

Hudson Taylor, fundador de la MIC[8] fue uno de los más exitosos misioneros que trabajó en China, gran parte de su éxito radicó en que no vaciló en cambiar sus vestimentas inglesas y adoptar la vestimenta de los chinos y comenzar a vivir como ellos.

 

Dios se contextualizó:

Existen infinidad de ejemplos de contextualización en la Escritura. Por ejemplo el caso donde el escritor bíblico inspirado dice que Dios pesa a los espíritus y los corazones.

Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus. Pr 16:2

Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones. Pr 21:2

Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos, ¿Acaso no lo entenderá el que pesa los corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, Y dará al hombre según sus obras. Pr 24:12

Esta idea está tomada de las creencias egipcias, ellos pensaban lo siguiente:

“En la Duat, el espíritu del fallecido era guiado por el dios Anubis ante el tribunal de Osiris. Anubis extraía mágicamente el Ib (el corazón, que representa la conciencia y moralidad) y lo depositaba sobre uno de los dos platillos de una balanza. El Ib era contrapesado con la pluma de Maat (símbolo de la Verdad y la Justicia Universal), situada en el otro platillo.”[9]

Dios tomó la idea que los israelitas ya conocían, no para aprobar una creencia falsa sino para enseñarle al pueblo que si alguien podía hacer aquello que creían los egipcios, ese era él, Jehová. Este es un ejemplo de contextualización. Dios les habló y les reveló que él era el que juzgaba a los hombres según sus actos. El punto de partida era lo que ellos conocían, aunque fueran ideas falsas, Dios las transformó para hacer más comprensible el mensaje.

La contextualización les ha permitido a los creyentes acercarse al mundo y no alejarse del, tomar elementos de este último para emplearlos en su quehacer. No hay nada malo en tomar elementos culturales y utilizarlos para presentar el evangelio. En virtud de esto la iglesia dispuso de días festivos, símbolos, prácticas y filosofías que le facilitaran el trabajo.

 

  • Prácticas que desechamos al contextualizarnos:

Ciertas prácticas no han trascendido en la iglesia, pues han sido consideradas propias de un contexto determinado y no transculturales. La iglesia no practicó estas costumbres pues las consideró propias de una cultura o de un contexto determinado por lo cual contextualizó la enseñanza.

 

  • El lavado de los pies. (Jn 13:14, 1 Tim 5:10)

Esta era una costumbre oriental que la iglesia no practica hoy con frecuencia, y cuando lo hace, lo hace sólo de forma simbólica. Sin embargo era un ritual importante para la primera comunidad cristiana.

  • El velo de la mujer.(1 Co 11:5-6)

Algunos dicen que no es necesario usar el velo, pues el pelo largo es un sustituto del mismo; pero estos versos dicen que si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello, lo cual contradice la idea de que la mujer con el pelo largo ya resuelve el problema. ¿Entonces por qué no se cubren nuestras mujeres? Pues, porque esta es una práctica contextual que no se aplica a nuestra cultura y la evangelización no significa que tengamos que vivir conforme a la cultura de los primeros creyentes. No vestimos como ellos, no comemos como ellos, no vivimos como ello. Este no fue el propósito de Dios.

  • La forma de realizar la cena del Señor. (1 Co 11: 20-21, 33-34)

La cena del Señor, en la iglesia primera, no era con una porción tan pequeña y simbólica de pan y vino como es hoy. La iglesia adoptó la forma en que hoy lo hace porque entiende que lo importante es el mensaje no ingerir el pan y el vino.

  • El papel de la mujer en la iglesia. (1 Co 13:34-35; 1 Ti 2:11-14)

En la primera iglesia la mujer no jugó un papel tan decisivo como el que tiene en la actualidad. No eran ordenadas al ministerio, no tenían los roles que hoy desempeñan.

Todos estos son ejemplos claros de cómo la iglesia se ha ido contextualizando a través del tiempo, buscando una práctica mucho más de acuerdo a los momentos y culturas.

  • Prácticas que adoptamos por contextualización.

Al hablar de contextualización podemos decir que la iglesia incorporó dentro de su práctica cosas que originalmente no tenía. Ejemplos

  • La música

Si algo es prueba de la contextualización de la iglesia, es la música cristiana. La iglesia sólo ha creado un ritmo evangélico que es la música góspel de las iglesias afroamericanas del siglo XVIII. Esta rápidamente se secularizó, convirtiéndose hoy en un género musical bien conocido.

En la iglesia se canta todo tipo de género musical; sin embargo, ella no creó los géneros. Se dice que muchos de los himnos tradicionales que compusiera Charles Wesley fueron inspirados con tonadas que se cantaban en las tabernas inglesas.

Recientemente el director de Los Pasteles Verdes tomó todo su repertorio y manteniendo la música les reescribió una letra con contenido cristiano. Para algunos esto no es de Dios, pero esto mismo hicieron algunos himnólogos en el pasado, y hoy son nuestros santos Himnos de Gloria.

  • La forma de gobierno

Nuestra forma de gobierno, tanto la pastoral, la presbiteral y la nacional, era desconocida por los primeros cristianos. No fue hasta que Ignacio (110 d. C.), Ireneo (fines del S. II) y Cipriano (mediados del S. III) empezaran a enseñar al respecto, que la iglesia comenzó a experimentar gobiernos de este tipo.

  • La liturgia

Las liturgias de nuestras iglesias, no son precisamente estructuradas en la iglesia del N.T.; aún en la iglesia de hoy se puede observar distintos tipos de liturgias que han sido diseñadas para el momento y el contexto específico que intenta alcanzar.

  • La ofrenda

Una práctica que adoptó la iglesia y que no veo a ningún movimiento criticando es la de recoger la ofrenda a la manera en que lo acostumbra ha hacer la iglesia hoy. De seguro a nadie se le ocurriría atacar una práctica tan importante…

La lista sería larga al mencionar todos los ejemplos donde queda la evidencia de una iglesia que se contextualizó con el propósito de ser más relevante al mundo que alcanzaba.

Ninguno de los que presentan objeciones al proceso de contextualización podrían decir con toda honestidad que no se han contextualizado como iglesia. Mucho menos estarían dispuestos a desprenderse de todo lo que la iglesia ha ido incorporando para su desarrollo. Finalmente estoy convencido que nadie cree con suficiente cordura que para que la iglesia sea la iglesia tendríamos que vivir como hebreos del siglo primero

Sincretización

La sincretización es la mezcla o la fusión de dos doctrinas filosóficas diferentes. La historia y la Biblia muestran cómo nuestras creencias reveladas desde el cielo están salpicadas de creencias que ya otras culturas poseían. Por ejemplo:

  • El Hades Hch 2:31

La fe judía se mezcló con elementos helenísticos. Por ejemplo, las ideas del Hades, del tártaro y las bifurcaciones del Seol en N.T.[10], eran desconocidas por la teología del A.T.

En todo el A.T. no hay alusiones al Hades, los muertos iban al Seol todos de conjuntos, justos y pecadores por igual.[11] En el N.T. se habla de dos lugares distintos para cada uno, lo cual es una influencia de la cultura griega. No estamos diciendo que es un invento de los apóstoles, sino que no fue hasta que la cultura griega apareció e influyó en la vida de los hebreos que Dios reveló estas cosas y le asignó nombres a los lugares del inframundo, tales como hades, tártaro. Pero ya los griegos hablaban de esto siglos atrás.

Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones[12] de oscuridad, para ser reservados al juicio; 2 Pe 2:4

  • El logos Jn1:1

La idea del logos no nace con el cristianismo ni con la manifestación de Jesús. Juan desarrolla el concepto griego de Heráclito (545- 484 a. C.), que más tarde fue desarrollada en el judaísmo por Filón.

“A partir del siglo III a.C., tuvo lugar el encuentro de la fe judía con la filosofía griega en el contexto de la comunidad judía de Alejandría. Allí los intelectuales hebreos, muy especialmente Filón de Alejandría, concibieron una forma de profundizar en su fe bíblica con los instrumentos de la razón griega. Era una teología convencida de que la fe mosaica y la filosofía griega coincidían en su aspiración a la verdad.”[13]

Juan se apropia de aquella idea de un logos preexistente, divino, que es la argumentación la razón de todo y la manifiesta en Jesús.

 Sacralización o cristianizar.

Jesús habló del problema de sacralizar sin prudencia.

Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas. Mr 7:10-13

 

La sacralización es el acto de elevar una cosa común al plano de lo sagrado o dedicado a Dios. Jesús advirtió que no todo debía sacralizarse aunque fuera dedicado para Dios. Nuestro dinero, con el cual podemos ayudar a nuestros padres no debe ser dedicado a Dios por más que amemos al Señor.

La iglesia ha sacralizado a través de la historia muchas cosas. En ocasiones cosas que no debieron ser elevadas a tan alto plano; pero de igual modo sacralizó cosas que vinieron a formar parte de su quehacer y práctica.

Por ejemplo los símbolos. La cruz, la corona, el presbiterio o plataforma, las sillas del presbiterio, el púlpito… todos estos símbolos sólo representan algo y no tienen valor en sí, sino en lo que representan. Muchos existieron fuera del seno de la iglesia y fueron traídos a la misma para adornar o representar algo mucho más profundo que el mismo símbolo.

El origen de estos símbolos no está en la Biblia, ni Dios los instituyó, sino que la iglesia los comenzó a usar para dar fuerza y explicación a su fe.

Siempre existe el peligro de que un símbolo pueda llegar a convertirse en un motivo de adoración. En tal caso eso se desviaría de su propósito original y eso habría que corregirlo si fuera el caso. Ejemplo Nehustán:

El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán. 2 Re 18:4

 

  • Palabras sacralizadas

Algunos creen erróneamente que Jesús y sus apóstoles crearon ciertas palabras para usarse sólo en la iglesia y no fue así; sino que cuando Dios habló empleó las palabras que ya existían en el vocabulario común de las personas a las que se les dio la revelación. Estas palabras adquirieron un nuevo significado al comenzar a designar algo dentro de la iglesia. Dicho de otro modo, se sacralizaron.

  • El adjetivo santo existía antes de que se empleara por los creyentes del antiguo testamento. Una santa era una ramera consagrada a la adoración en los ritos de la fertilidad.[14] Cierto es que hoy la palabra ya no se refiere a una sacerdotisa pagana que ofrece su cuerpo sino a una mujer consagrada a Dios y apartada del pecado, pero inicialmente no fue así.
  • El término apóstol significa mensajero y era empleado de forma común por las personas para designar cualquier persona que llevaba un mensaje dado. Pablo fue abofeteado por un apóstol de Satanás. 1 Co 12:7
  • El vocablo bautizo designaba cualquier cosa que estuviera sumergida, por ejemplo un barco hundido era un barco bautizado.
  • Métodos sacralizados

El método inductivo fue elaborado por Francis Bacon (1561-1626 d. C.) quien aportó mucho al método científico con sus obras. El rechazo al método inductivo como método de estudio de la Biblia encontró apoyo en el hecho de que era un método científico, inapropiado para estudiar un documento divino; sin embargo, con el tiempo se ha convertido en el preferido por los que gustan de una seria interpretación.

Mundanalización o secularización.

Jesús habló del peligro de la mundanalización.

No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. Mt 7:6

Mundanalizarse no es contextualizarse. Mundanalizarse es pecaminoso, y Jesús advirtió contra esta práctica. La práctica consiste en algo que ha sido separado para Dios comience a tomar un rumbo equivocado y a emplearse con fines comunes.

  • La ciencia

Si existe un episodio triste de lo que la iglesia mundanalizó fue la ciencia. Ciencia y teología iban de la mano hasta que a Tomas de Aquino (1224-1274 d. C.) se le ocurrió separarlas. Aquino separó a la fe y la razón, para que ambas andaran independiente y el resultad hoy es que cuando pensamos en ciencia pensamos en algo mundano.

  • El arte

Las manifestaciones artísticas son despreciadas en la iglesia cristiana. La danza, sin discusión, ha sido considerada como mundana. La pintura es una de las pocas expresiones que admitimos con naturalidad; pero el teatro, la literatura, el cine, la arquitectura y la música solo las toleramos si tienen un contenido cristiano.

 

  • Satanización

La satanización es el acto de tildar algo de diabólico y satánico. Se puede tildar algo de procedencia diabólica con razón o sin ella.

Los fariseos intentaron satanizar el ministerio y la persona del Señor sin razón:

Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Mt 12:24

Jesús satanizó la conducta de Pedro con razón:

Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Mt 16:23

No era que Pedro fuera Satanás, ni que estuviera poseído por el demonio, sino que su actitud sentimentalista era una tentación, y tal actitud era compatible con el propósito del diablo[15].

A veces lo desconocido o lo que no comprendemos se tilda de satánico. Muchas denominaciones dicen que el hablar en lenguas es diabólico. Algunos cristianos hace algunos años creyeron que los tenedores[16] y los botones[17] eran diabólicos, negándose ha usarlos. La falta de contextualización se muestra como resistencia al cambio, que nos lleva a pensar que algo es diabólico.

  • La moda

Satanizamos la moda, los pelados, los aretes. Algunos creyentes prohibieron el bigote pues era costumbre de los militares usarlo y como evocaba la guerra la tildaron de diabólico.

En ocasiones la satanización es un impedimento al progreso, y refleja ignorancia, aunque algunos intentan encontrar un trasfondo bíblico a lo que crucifican.

  • La música

Un ejemplo de algo satanizado por muchos es la música cristiana con género reggaetón, Rap y otros ritmos he instrumentos como el tambor, la batería y panderetas.

  • Los términos

He escuchado creyentes satanizando la hermenéutica porque es un palabra que provienen de Hermes dios de la mitología griega que hacia de interprete entre Zeus y los hombres. Si esto es cierto no podríamos llamar al tercer día de la semana Martes porque recuerda al dios griego de la guerra, ni al viernes así porque viene de Venus diosa de la belleza. No podríamos usar la palabra pánico pues viene de Pan semidiós griego que se les aparecía en las encrucijadas a los viajeros. Cuantos términos tendríamos que eliminar.

De igual modo hay una campaña de satanización a cualquier vocablo que haya tenido su origen en la iglesia católica. Nos dicen que no podemos decir, Santa Cena, Semana Santa, Navidad, Trinidad, entre otros, porque no son bíblicos. Entonces supongo que de tener razón tendríamos que dejar de decir Biblia porque no es bíblica.

Conclusiones

Ante todos estos ejemplos debemos arribar a la siguiente conclusión: La iglesia del Señor se ha estado relacionando con el mundo a través de toda la historia y ha empleado métodos, medios y procedimientos que le han servido para cumplir su tarea en el mundo de hoy. Imputarle pecado a la iglesia por prácticas que hemos descrito anteriormente es absurdo. Pues en el sentido más estricto la iglesia sólo ha sido un reflejo de lo que Dios le ha permitido vivir.

La Iglesia Cristiana Pentecostal de Cuba, necesita líderes competentes que analizan los cambios y las doctrinas que surgen, con sabiduría, que aceptan los cambios, que retienen sus principios, que son tolerantes en sus relaciones con otros y revolucionan para el reino.

No podemos colar el mosquito y tragarnos el camello. Los tiempos están cambiando y debemos saber qué cosas debemos cambiar. Debemos ser conscientes de qué es lo que verdaderamente nos está haciendo daño. Al afirmar las cosas que están por morir[18] no debemos detenernos en nimiedades sino en las grandes doctrinas, en nuestro estilo de vida cristiana y fe. Pensemos en las cuestiones que pueden hacernos sabios para salvación.[19] En fin que no nos engañen los palabreros y disputadores que lejos de proponer cambios necesarios están intentando que nos centremos en lo pasajero, en lo perecedero y circunstancial.

Que Dios no ayude ha ser ministros de estos tiempos, relevantes, creíbles no arcaicos y retrógrados; para efectuar un ministerio acorde a los tiempos que corren.

[1] Aunque muchos sociólogos y teólogos piensan que ya ni siquiera estamos viviendo en la postmodernidad sino en una era post- postmoderna.

[2] Se cree que la postmodernidad comenzó en 1909 aunque otros creen que comenzó con la caída del muro de Berlín. La postmodernidad es la Era que se estableció después que la modernidad perdiera su influencia predominante. Téngase en cuenta que ninguna era acaba de un momento con las ideologías de la que le antecedió; sino que ambas coexisten durante mucho tiempo hasta que definitivamente una se impone.

[3] Como cubanos hemos estado salvaguardados, hasta ahora, de las influencias de la postmodernidad por causa de que el gobierno de Cuba se mantuvo aislado de lo que estaba sucediendo en el mundo. Hoy con la influencia de la literatura extranjera, la comunicación en línea, el paquete y todo los demás medios la influencia en inevitable.

[4] Mt 23:24

[5] Hebreo 1:1-2

[6] Mt 3:14-15

[7] Hch 21:21-26

[8] Misión Interior China

[9] Wikipedia

[10] Lc 16: 19-31

[11] 1 S 28:19

[12] Tártaro

[13] Wikipedia

[14] Dt 23:17-18

[15] En realidad Satanás no estaba deseoso de que Jesús muriera, sino que fracasara en su misión. “…la que ninguno de los príncipes de este siglo no conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.” 1 Co 2:8

[16] San Pedro Damián amonestó desde el púlpito estas extravagancias, llegando a llamarlo “instrumentumdiaboli” Wikipedia.

[17] Especialmente para los Amish

[18] Ap 3:2

[19] 2 Ti 3:15