Cuando el estado norteamericano de California ha vivido dos restricciones que alargan el cierre de las iglesias (primero, la prohibición de cantar en los cultos y luego el nuevo cierre de los cultos) hay varios pastores que ven el contexto como una oportunidad de los seguidores de Cristo para retomar el verdadero camino del evangelio, vivir a Dios fuera de los muros.

El pastor Mickey Stonier, de Rock Church, en San Diego, dice que la prohibición está obligando a la Iglesia a ministrar fuera de sus cuatro paredes, cita CBN.

«Durante los tiempos de persecución, la iglesia crece. Nuestra iglesia está creciendo, la influencia, el impacto de la iglesia está creciendo», dijo.

Stonier, además, le dijo a de CBN que desde el comienzo de la pandemia su iglesia se ha cuadruplicado en tamaño.

Siguiendo el verdadero espíritu de Cristo, el pastor asegura que ponen énfasis en «estar en la comunidad y atender muchas de las necesidades. Hemos reunido 307 000 máscaras N-95 y estamos alimentando a los necesitados».

Rock Church, además, detalla el medio citado, ha centrado recientemente sus esfuerzos en proporcionar atención pastoral a los trabajadores de emergencia.

«Estamos sirviendo a los departamentos de bomberos, a los departamentos de policía. Hay un impacto creciente en los servicios de emergencia que reciben a pacientes con COVID. Tenemos cuerpos de capellanes que están allí y que realmente se unen a cada individuo para brindar apoyo, orientación, asesoramiento y muchas oportunidades de ministerio», compartió Stonier. «Hemos tenido la bendición de proporcionar más de 9.600 comidas al personal médico, enfermeras y médicos, ya que están ocupados».

Y se ha enfocado también en ir a las calles de San Diego para orar y ministrar a la gente directamente, en un momento en que muchos se hallan desconsolados, o en confusión, por el contexto convulso del país.

«Hemos reunido 135 iglesias en San Diego, tuvimos un evento de oración en 11 lugares diferentes. Tuvimos más de 15 000 personas en todo San Diego o en línea. Lo llamamos Oramos San Diego. La gente oró por una hora por la obra del Señor, para que el avivamiento tenga lugar en San Diego», dijo.

Varios otros ministerios en California ven el encierro como una oportunidad para llegar a las personas a través del evangelismo en la calle y la playa.

Es el caso del líder de adoración Sean Feucht, quien ha ido de costa a costa con sus actividades de evangelio al aire libre, y ahora está de regreso en California, ministrando a personas en Redding, Pasadena, Bakersfield, Fresno y San Diego.

En un video publicado en la página de Facebook Hold the Line, de Feucht, cientos de personas asistieron a su servicio de adoración en Redding bajo el puente Sun Dial el miércoles.

En su post en Facebook, el pastor expresó:

Se abusó de la autoridad gubernamental para cerrar la boca y silenciar su canción. Pero ahora que la iglesia ha abandonado el edificio, ¡está ENCONTRANDO A DIOS EN LAS CALLES! 

Playas, parques y vecindarios se están llenando con un sonido de adoración y oración unificadas. Los enfermos están siendo sanados. Los perdidos están siendo encontrados. Los desesperados están encontrando esperanza. ¡Incluso las fuentes se están convirtiendo en una fuente fresca para bautizos! 

Creo que viene un Gran Despertar, un segundo Movimiento del Pueblo de Jesús “.

(Con información de CBN)