Tal vez para los foráneos nuestro titular resulte un poco extraño. Después de todo, qué puede haber de raro en que alguien hable de su fe, brevemente, cuando le preguntan sobre su obra musical. Pero aparecer en un programa de televisión cubana como lo es Mediodía en TV, de gran audiencia, a la hora en que casi todos los cubanos están frente al televisor, y decir a voz en cuello que tu canción es acerca de cómo Jesús tiene las respuestas de la vida, es, en este contexto, un verdadero atrevimiento.

Eso fue precisamente lo que hizo este jueves la jovencísima Jacky Miranda, quien a sus apenas veintipocos años, es mezzosoprano en Coro Nacional de Cuba, cantante y compositora y profesora en Conservatorio de Musica Manuell Saumell, pero sobre todo, está segura de que su identidad primera es ser una hija de Dios.

Felicitada por Marino Luzardo, un popular presentador cubano, en el espacio Mediodía en TV, Jacky explicó que su canción En el nombre de Jesús habla de todo aquello que se puede conseguir en Él, y es para la gente que anda buscando paz, sanidad y tantas cosas que solo Jesús aporta. Pero su explicación llegó sin militancias, por eso con la naturalidad y honestidad de quien comparte su gozo, esas breves palabras se pueden haber convertido en semilla para todos los que la escucharon.

Las canciones Mi mayor necesidad y En el nombre de Jesús, colocaron a Jacky en la lista de los nominados al premio de artistas noveles en Cuba, Cuerda Viva, razón por la cual fue invitada al espacio televisivo.

A Jacky le seguíamos los pasos hace muy poco cuando comenzaba a leer diariamente un pasaje de La Biblia en sus redes sociales, otro acto de fe que no es común desde la Isla, con sus problemas de conectividad, pero que sí es frecuente en cristianos del mundo.

Jacky Miranda leyendo La Biblia desde sus redes sociales.

Ahora nos vuelve a alegrar al confesar a Cristo en un programa en vivo, y nos cuenta que «fue de bendición. No preparé nada, fue Dios mismo quien me guío. Toda la gloria sea para Él».

Jóvenes seguidores de cristo tan entusiastas y auténticos como Jacky tenemos varios que descuellan a lo largo del país, muchos de ellos anónimos, líderes de juveniles, otros que sirven en las áreas de la Iglesia, o aquellos que como Ivan Daniel Calás y Moisés Gutiérrez han apostado por las redes sociales y su auge para llevar la verdad de Cristo.

Lo especial de que algún joven hijo de Dios hable de Él en televisión no es que su área de servicio sea mayor que la que tantos otros humildemente viven desde el anonimato, pero sí emociona por loo férreo de la censura que suele caracterizar estos espacios en Cuba hacia toda fe que no sea la de la llamada cultura afrocubana.

Hace algún tiempo compartíamos una entrevista realizada, por ejemplo, al cantautor cubano Eric Méndez, quien también acumula una trayectoria virtuosa innegable, y suele hablar abiertamente de su fe en Cristo, y él nos contaba de numerosas ocasiones en que sus entrevistas o propuestas de trabajo se han visto afectadas por su decisión de confesar a Cristo, aún cuando se ha tratadod e hacerlo sencillamente y sin proselitismo de ningún tipo.

Por el conocimiento de esa difícil situación para los artistas cristianos, valoremos doblemente a los valientes que se atreven a no negar a su Señor, ni siquiera en los espacios más conocidos. O mejor, a esos que no pueden evitar traslucir el gozo incomparable de seguir al Cristo que amamos. Un gozo que sale por los poros, y también, claro, por la música 😉

Esperemos próximamente una entrevista completa con esta valiente joven.