Dos investigadores médicos, el profesor británico Stuart Derbyshire, quien consultó para Planned Parenthood, y el estadounidense Dr. John Bockmann, han liderado un estudio que arroja que los bebés no nacidos sienten “algo así como dolor” apenas a las 13 semanas de desarrollo.

Los expertos médicos han afirmado durante mucho tiempo que los bebés no nacidos no pueden sentir dolor hasta el final del segundo trimestre o hasta las 24 semanas de embarazo. De ahí que muchas decisiones a nivel legal se deriven de esta noción.

Sin embargo, tanto Bockmann como Derbyshire creen que a las mujeres que consideran el aborto en esta etapa del embarazo se les debe decir que sus hijos no nacidos sí pueden sentir dolor mientras son interrumpidos, según detalla el medio  Daily Mail .

En 2006, el propio Derbyshire escribió en el British Medical Journal que evitar hablar con mujeres embarazadas que consideran abortar sobre un posible dolor a sus bebés no nacidos era “una política sólida basada en buena evidencia de que los fetos no pueden experimentar dolor”. Sin embargo, ese ya no es el caso.

Ahora hay, según el investigador principal del estudio, hay “buena evidencia” para sugerir que el cerebro y los sistemas nerviosos están lo suficientemente desarrollados como para que un feto sienta dolor muy temprano en el desarrollo.

“Dada la evidencia de que el feto podría experimentar algo así como dolor durante los abortos posteriores, parece razonable que se aliente al equipo clínico y a la mujer embarazada a considerar la analgesia fetal [alivio del dolor]”, argumentaron los hombres.