Traductores Bíblicos de Wycliffe han iniciado un proyecto para traducir La Biblia para dos idiomas sin escritura en Chad, el Mulgi y el Gula Iro, según informa La Gaceta Cristiana.

La organización expresó que será «un largo proceso» y que cuentan con la fuerza de Dios, pues consideran que no es obra que se pueda realizar tan solo con esfuerzo humano .

Alrededor de 5 000 a 7 000 personas hablan el Mulgi, mientras que entre 10 000 y 11 000, se comunican en Gula Iro.

Las investigaciones previas han sido llevadas adelante por lingüistas como Dorothea Reuter y María Gustafsson, las que sentaron la base para traducción y para el trabajo literario.

Ellas han estado investigando los idiomas desde el verano y han creado un borrador de alfabeto para cada lengua.

María, quien se enfoca en el idioma de los Mulgi, dijo: «Nos uniremos a otras organizaciones, trabajando en conjunto hacia la traducción bíblica oral, la cual en un punto llegará a ser escrita.»

Una indicación del desafío que supone para los traductores bíblicos de Wycliffe, es que no se sabe cuándo, dónde y cómo se comenzaron a usar estos idiomas.

«Eso es parte de la investigación que nos toca», dijo María.