El pastor principal de la iglesia evangélica Sión de Batticaloa, bombardeada en los ataques múltiples a Sri Lanka envió recientemente un mensaje de amor y perdón a los terroristas, informaron medios locales.

«Jesucristo en la cruz dijo que el Padre los perdona porque no saben lo que están haciendo. También nosotros, que seguimos los pasos de Jesucristo, le pedimos al Señor que perdone a estas personas», expresó el pastor Roshan Mahesen en una entrevista televisiva de un canal local.

«Continuaremos con la misión que el Señor nos ha dado», expresó enfáticamente.

«Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a cada iglesia en todo el mundo, a cada creyente, a cada persona conocida y desconocida para mí que me ha contactado, llamándome, enviándome mensajes de condolencias y palabras de aliento», agregó.

«Estamos listos y continuaremos cumpliendo la misión que el Señor nos ha dado».

En el ataque a la congregación evangélica de Batticaloa murieron 14 niños y 12 adultos, mientras cerca de 130 hermanos fueron atendidos en hospitales por las heridas, según protestante Digital.

Según los residentes, un sospechoso se presentó en la catedral católica de Santa María pero cuando le dijeron que la misa había comenzado antes de lo habitual, se dirigió a la iglesia evangélica de Sión, a unos 50 metros de camino, y le preguntó al pastor Kumaran sobre la iglesia.

«Lo invité a la iglesia, ya que pensé que era como las muchas personas nuevas que vienen a nuestra iglesia. Así que no tenía dudas ni sospechas sobre él», dijo el pastor Kumaran a Protestante Digital.

Uno de los hijos del pastor Ganeshamoorthy Kumaran se encontraba entre los niños que murieron en la explosión del pasado Domingo 22 de abril.

Se celebraba el llamado Domingo de Resurrección, la fecha en que seguidores de Jesucristo conmemoran su victoria sobre la muerte.