Esta historia de Navidad no incluye árbol. Ni un culto en una enorme iglesia. Ni un coro angelical de los mejores cantores. No incluye tampoco regalos, ni un extenso mensaje sobre el significado de la navidad.

Esta historia de Navidad incluye a una bebé recién nacida, a una madra desconocida y perdida, y los brazos de una madre temporal y sus pechos. Sí, sus pechos. A que no suena como lo que usualmente lleva la etiqueta de navideño.

Lía es una pequeñita que fue hallada a finales del mes de noviembre en Alamar, la zona del Este de La Habana, en pleno llanto y aún con su cordón umbilical sin cortar, y hasta con la palcenta junto a ella.

Lía no tenía nada más que su pequeñísimo cuerpecito de bebé y su larguísimo llanto de recién llegada con hambre, y frío, y necesidad de una mamá y un papá.

Pero ciertamente, Dios no estaba muy lejos. Algún ciudadano con el pecho ensanchado habrá pasado cerca y escuchado su llanto. Lo cierto es que Lía llegó al policlínico 13 de Marzo, de Alamar, con la misma hambre y el mismo llanto, y allí recibió un abrazo de la mujer que recién parida, se ofrecío a amamantarla como si fuera su madre: una doctora estomatólogca que casualmente había tenido un bebé hace muy poco.

Las fotos comenzaron a rodar por las redes sociales y no fueron pocos los que se conmovieron para comenzar a enviar sus mensajes de ofrecimiento de ayuda, pequeña o grande, a la nenita.

Rebeca Vigo: Yo puedo ayudar con ropita o lo que necesite, solo quiero saber dónde puedo localizar a la bebé.

Zuryma Campos: Y cómo puedo hacer para que me la den en adopción, cómo son capaces de eso.

Wyler-Sunem Castro Palomino Milian: En dónde es para ayudar al bebé.

Kirenia Kire: ¿Dónde se puede ir para adoptar la bebé !❤️ si es adoptable?

Para Maranata Cuba esta es una historia de Navidad, aunque no haya árbol, ni luces, ni regalos en cajas brillantes. Lo creemos porque la Navidad no es más que eso, Cristo llegando a un mundo perdido, precisamente como un bebé, para mostrarle lo que es el amor.

Qué inspirador que sea gente no cristiana la que nos enseñe sus hechos de compasión. Tenemos mucho que hacer y compartir.