Un yacimiento en Jerusalén ha sido vinculado con el bíblico reino de Judá, según reporta la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Se trata de un importante complejo administrativo y de almacenamiento datado hace 2 700 años, en el que se han encontrado asas de jarra con estampas en hebreo y figuras de arcilla de culto pagano.

El área del hallazgo, en la actual zona occidental de Jerusalén cerca de la embajada de Estados Unidos, es «una estructura inusualmente grande construida con muros de sillares concéntricos», un elemento que señala su relevancia, ha asegurado hoy a Efe la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI), responsable de la excavación.

El emplazamiento, de la Edad de Hierro, fue «clave en la historia de los últimos tiempos del Reino de Judá», y se une «a otros sitios clave descubiertos en el área de Jerusalén» ligados a la administración centralizada de esta monarquía «desde su apogeo hasta su destrucción», ha explicado el doctor Yuval Baruch, de la AAI. La excavación ha descubierto una estructura inusualmente grande construida con muros de sillares concéntricos.

Según la Biblia, la monarquía de Judá se situó en la zona más bien meridional de Israel, tras producirse en el siglo X a.C. una partición que lo dividió del Reino de Israel, al norte. Este último fue conquistado por los asirios en siglo VIII a.C., y Judá cayó en manos de los babilonios en el 586 a.C. Tras esta conquista, el complejo se abandonó, pero al cabo de poco se preocupó y su actividad continuó, remarcan los arqueólogos.

A picture taken on July 22, 2020, shows ceramic fragments with seal impressions bearing ancienty Hebrew script unearthed at an excavation site, dating back to the Kingdom of Judah 2700 years ago, in Jerusalem. – A significant administrative storage center from the days of Kings Hezekiah and Menashe has recently been uncovered in Jerusalem. Excavation at the site revealed an unusually large structure built of concentric ashlars walls. Around 120 jar handles dated back 2700 years, many of them bearing seal impressions with ancient Hebrew script implying they were for the Judean king, have been uncovered in a site located in today’s Jerusalem, believed to be a governmental centre for collecting and distributing taxes in the form of oil and wine. (Photo by MENAHEM KAHANA / AFP)

Entre los hallazgos hay unas 120 asas de jarra con impresiones de sello inscritas en hebreo antiguo. Algunas con la inscripción «LMLK», un acrónimo que significa «perteneciente al rey».

Otras incorporan «nombres de altos funcionarios y de personas ricas del Reino de Judá», un símbolo que, según los arqueólogos daba fe de su posición.

Según los directores de la excavación, Neria Sapir y Nathan Ben Ari, el yacimiento sirvió como un centro gubernamental que repartía excedentes agrícolas. También administraba y distribuía suministros en momentos de escasez. El recurso de almacenar alimentos para su conservación en recipientes de cerámica era común en la antigüedad.

El complejo también se usó para recolectar impuestos y hacer aceite de oliva y vino. Dominaba extensas parcelas de viñedos y olivos, y tenía lagares para producir vino.

(Con información de Evangélico digital)