El barrio de Sharafat en Jerusalén ha vivido por estos días un hallazgo de tiempos de Jesús, según informa Evangélico digital.

Arqueólogos israelíes hallaron vestigios de una aldea judía que data de principios del siglo I d. C. y numerosas piezas de esa época.

El hallazgo tuvo lugar mientras llevaban a cabo la preparación del sitio para la construcción de una nueva escuela primaria.

El sitio arqueológico fue fechado desde el Id.C. hasta el conflicto judío de Bar-Kokhba contra el Imperio Romano, en 135 dC. Se halla ubicado a lo largo de la frontera sur del antiguo reino de Judá, y relativamente cerca de la ciudad de Be´er Sheva.

Lo hallado

Las piezas halladas permiten recabar información sobre cómo era la vida judía en el siglo I d.C.. Foto tomada de Enlace judío

Ya´akov Billig, quien encabeza las excavaciones, ha afirmado  «El hallazgo más espectacular aquí es una gran propiedad enterrada», según cita CBN News.

«La propiedad comienza desde un corredor largo y escalonado que pasa por debajo de un puente como un paso elevado hacia un patio con un banco a un lado y un banco a otro», explicó Billig a CBN News.

Además, asegura que la propiedad ha revelado mucho sobre sus propietarios, personas que vivieron en los mismos tiempos de Jesús.

«Todo este complejo pertenece a alguna persona muy importante y/o rica junto con su familia, posiblemente incluso varias generaciones»,afirmó.

Hoy en día, el área está ubicada adentro de Jerusalén. Hace dos mil años, habría sido más bien un suburbio de la ciudad.

Con tales pistas, es mucho más fácil completar las estampas sobre cómo era la vida en tiempos de Jesús. Y comprender mejor el contexto de los pasajes bíblicos. Aunque claro, esto conlleva un trabajo científico más largo que combine todo lo conocido por los arqueólogos e historiadores a partir de muchas más evidencias.

«Uno de los productos agrícolas que se cultivaba y producía aquí, probablemente eran viñedos. Tenemos pruebas de un lagar con un piso muy grande donde colocaban las uvas», dijo Billig.

«También descubrimos una prensa de oliva. Entre el vino y el aceite de oliva probablemente tenían un nivel de vida bastante alto aquí», puntualizó.

Piezas de la época

Vasijas de piedra caliza utilizadas por los antiguos judíos para lavados de pureza,y pasajes subterráneos ocultos presuntamente utilizados por los rebeldes judíos fueron otros hallazgos.

«Los restos del asentamiento cubren un área de c. 2 dunams e incluyen varias estructuras e instalaciones, como los cimientos de una gran atalaya, instalaciones para hornear, antiguos depósitos de basura y un sistema subterráneo que probablemente se usó como baño ritual judío (mikveh)» comentó Peter Fabian, de la Universidad Ben-Gurion.

Los investigadores están especialmente entusiasmados con la antigua menorá que se encuentra en el fragmento de la lámpara de aceite.

Además, llamó mucho el interés de los científicos el hallazgo de los restos de una menorá: el candelabro o lámpara de aceite de siete brazos descrito en la Biblia.

«Esta es probablemente una de las primeras representaciones artísticas de una menorá descubierta», dijo el Dr. Daniel Varga, de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Además, los arqueólogos hallaron docenas de monedas de bronce que fueron acuñadas por el Imperio Romano.

La ciudad de Be´er Sheva, con la cual han relacionado preliminarmente estos hallazgos, se menciona en la Biblia varias veces en relación con Abraham e Isaac.

Génesis 21, describe la fundación de la ciudad por ambos, la tras superar sus conflictos sobre un pozo de agua y pactar.