Un equipo de arqueólogos cree haber descubierto una de las cuatro esquinas del altar de Dios mencionado en el Antiguo Testamento, según informa The Jerusalem Post.

Con más de 200 personas en las labores, el proyecto de excavación estudia la antigua ciudad de Silo, ubicada en el centro de la actual Cisjordania.

 

El segmento del santuario encontrado se menciona en el pasaje bíblico correspondiente a 1 Reyes 2:28, que constituye la base del actual descubrimiento.

Esta noticia llegó a oídos de Joab, que también había apoyado a Adonías, aunque no se había unido a Absalón. En cuanto lo supo, huyó al tabernáculo del Señor y se aferró a los cuernos del altar.

Scott Stripling, quien lidera el proyecto, cree que el hallazgo es parte de lo que esperaban localizar en una zona donde, afirma, alguna vez estuvo el tabernáculo para el Arca de la Alianza que contenía los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moisés en el monte Sinaí.

«Tenemos que reconocer la validez de la Biblia. Me siento cómodo con la historia bíblica, y ahora tenemos pruebas de esa historia, de verdad», señaló Stripling al medio israelí.

Si bien hay especialistas que coinciden en la veracidad de los textos bíblicos, otros investigadores, como Brent Nagtegaal, representante de la Fundación Cultural Internacional Armstrong en Jerusalén, precisan que la Biblia es solo una herramienta que ayuda a entender el contexto de los descubrimientos.

Stripling, arqueólogo bíblico, ha excavado en tierras israelitas durante décadas y posee un largo historial de trabajos en esta área. Actualmente, lidera el equipo interdisciplinario de científicos y voluntarios de al menos once universidades que participan en este proyecto.  Los trabajos combinan métodos arqueológicos tradicionales con el uso de drones y otras tecnologías para estudiar la ciudad bísblica de Shilo o Siloé.