1. El sexo es una fuerza poderosa que puede destruir si no es usada apropriadamente. Como el poder nuclear, el sexo es la fuerza creativa más poderosa dada a los seres humanos. Cuando el poder nuclear está aprovechado correctamente, puede crear energía abundante; cuando se lo usa en una manera equivocada, aniquila la vida. El sexo es el mismo tipo de fuerza poderosa. Es un regalo dado por Dios para darnos el más grande placer, para crear un vínculo profundo con nuestra pareja y para procrear la próxima generación. Pero, si Ud. juega con esta fuerza poderosa afuera del matrimonio, le destruye y también a los más cercanos a Ud.
  2. La actividad sexual para los jóvenes frena su desarrollo académico, social y psicológico. Las investigaciones académicas prueban que cuando los jóvenes comienzan a experimentar el sexo afuera del matrimonio, su cuadro académico sufre y sus relaciones con sus amigos y familiares se deterioran. Esto es debido a que los adolescentes no han adquirido la suficiente madurez para tratar adecuadamente con este instinto sexual tan explosivo. El sexo tiende a dominar sus vidas completamente.
  3. La mayoría de las mujeres no pueden disfrutar del sexo afuera del matrimonio. La mejor experiencia de la vida sexual se desarrolla adentro de la seguridad y la paz que únicamente pueden existir dentro del compromiso del matrimonio. El sexo antes del matrimonio sucede mientras la pareja se esconde por el miedo de ser descubierta, o se preocupan de embarazarse o luchan contra sentimientos de culpabilidad. Todos estos factores preocupantes cerruchan el piso del placer sexual antes del matrimonio, especialmente para las mujeres.
  4. Su virginidad es para la persona más importante en su vida, la persona con quien ud. se compromete a vivir para siempre. Su virginidad es la cosa más preciosa que puede entregar a su esposo(a). Una vez que se pierde, no hay nada que puede hacer para restaurarla. No desperdicie una cosa tan preciosa en una manera tan poca pensada. No vale la pena
  5. Los que participan en el sexo prematrimonial corren un alto riesgo de contraer una de las multiples enfermedades de transmisión sexual que son tan comunes hoy en día. Además, pueden perder su fertilidad. No solamente el SIDA es peligroso, hay otras enfermedades daniñas como el herpes y el papiloma que son incurables.
  6. Algunas enfermedades de transmisión sexual no manifiestan síntomas y muchas parejas infectadas lo descubren años después que son infértiles como resultado. Los expertos de la infertilidad estiman que el 80% de la infertilidad es resultado de enfermedades sexuales contraídas antes de matrimonio.
  7. El mejor y único método, 100% garantizado para evitar la SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, es esperar hasta el matrimonio para el sexo y mantener la fidelidad adentro de la pareja.
  8. El sexo antes del matrimonio infracciona los Diez Mandamientos dados por Dios. Los Diez Mandamientos fueron dados al hombre por Dios para que, al obedecerlos, podamos crear vidas felices y prósperas. No están fuera de la moda y ni son restrictivos. Si no las obedecemos, pagaremos un precio alto en el divorcio, enfermedades, abortos, niños no deseados y mucha soledad. El hombre moderno comete un error muy grande cuando piensa que puede quebrantar estas leyes eternas y no sufrir las consecuencias.
  9. El sexo que se concibe antes del matrimonio corre el riesgo de traer al mundo criaturas indefensas que según estudios, sufren un mayor porciento de crecer con un índice menor de desarrollo social e intelectual. Un niño merece y necesita un padre y una madre a su lado. Cuando se tiene antes del matrimonio, muchas veces esto no sucede. Es mejor evitar que marcar para siempre esa pobre vida.
  10. Si usted puede obtenerse del sexo antes del matrimonio se evitará la amarga experiencia de tener una mente con pensamientos que llevará toda la vida aún cuando haya encontrado el amor de su vida y esté viviendo un matrimonio feliz. Su mente y sus pensamientos deberían pertenecer solo a Dios y a su esposo o esposa.

(Compilación)

Fotografía: Royler Marichal Carrazana

Este artículo se ha leído: [hits] veces