Dos adolescentes se ahogaban a dos millas de la costa de florida, en Estados Unidos, y comenzaron a clamar a Dios en medio de su pánico. Instantáneamente, apareció un yate llamado Amén, que los rescató del mal rato, según cuentan a El Nuevo Herald, medio local.

«Realmente creo que fue una intervención de Dios. Creo que fue milagroso», dijo Eric Wagner, dueño de la embarcación, desde su cuenta de Facebook.

Según el post de Wagner en la red social, que no ha tardado en volverse viral, él estaba trasladando su bote The Amen de Delray, Florida, a Nueva Jersey y el mar estaba muy agitado.

«Cerca de 2 millas, por encima del [ruido] del viento, las olas y los motores, pensamos que escuchamos un grito desesperado, 200 metros detrás de nosotros, vimos un brazo sobre las olas. Troy comenzó el giro en U mientras Rich y yo corríamos hacia el arco con chalecos salvavidas y cuerdas (…) Después de lo que parecía una eternidad, finalmente nos abrimos paso mientras los perdíamos entre las olas. Luego les arrojamos los chalecos y una cuerda (…) Era una pareja de jóvenes de unos 18 años», detalló.

 

Los jóvenes, identificados como Tyler Smith y Heather Brown habían sido arrastrados por la resaca durante más de 90 minutos habían permanecido batallando con el mar.

«Ambos temblaban y palidecían, sus labios estaban blancos. Ella estaba lúcida, él parecía tener dificultades para responder a nuestras preguntas, pero coherente. Rich llamó por radio a la Guardia Costera, mientras que el resto de nosotros los cubrimos con mantas y tratamos de poner el bote en marcha para detener el balanceo», dijo Wagner.

Smith contó que cuando creyó que era el final, pidió ayuda de Dios.

«Luego aparecimos nosotros. Les dije el nombre de la nave y ahí fue cuando empezaron a llorar. 30 minutos más tarde nos reunimos con el barco de rescate para su transferencia. Habían recuperado el color y parecían estar bien, sin embargo, todavía temblaban. La joven pareja fue amable y agradecida con nosotros y con Dios. Fue este último [que ayudó] todo el tiempo», aseguró Wagner en Facebook.

La historia se ha vuelto tan popular en las redes sociales que ya muchos medios la replican y la califican como un milagro.