Dios si existePareciera algo obvio decir que Dios  ”SI”  existe, pero algunos todavía ignoran esta verdad, incluidos algunos que se dicen ser “cristianos”. En estos tiempos más que nunca,percibimos la necedad de muchos que no reconocen la realidad del Dios Viviente. Por otra parte, nace otra generación que se desvía en la lascivia de sus corazones intentando crear un dios personal según sus propios deseos y desenfrenos emocionales.

El salmo 14:1-3 nos describe perfectamente la condición del hombre que no reconoce la existencia de Dios:

Los necios piensan: «Dios no existe». Pero son gente corrompida, todo lo que hacen es odioso; ¡ninguno de ellos hace lo bueno! Dios, desde el cielo, mira a hombres y mujeres; busca a alguien inteligente que lo reconozca como Dios. Pero no hay uno solo que no se haya alejado de Dios; no hay uno solo que no se haya corrompido; no hay uno solo que haga el bien.

La necedad de muchos les ha cegado el entendimiento a tal punto que no pueden ver, en la creación del Señor, lo tangible de su realidad creadora y potente. Los cielos cuentan la gloria de Dios, todos los días Dios regala al hombre un día de vida que pocos agradecen en la mañana, todos días Dios provee alimentos aun a aquellos que dicen que es por su propio esfuerzo, cada día Dios le entrega al ser humano la oportunidad de volverse a Él, en arrepentimiento.

1-¿Qué hace que el hombre no reconozca la existencia del Dios verdadero?

Muchas son las razones que pudiéramos mencionar, pero todas nos llevan a la caída del hombre y en su pecado ante Dios. La desobediencia de Adán y Eva al mandato de Dios los dejo incapacitados para ver a Dios de la manera correcta. Cada hombre nacido después de este hecho también posee la misma tendencia pecaminosa a no recocer a su Creador. Esta es una triste realidad que ha acompañado al hombre desde el jardín del Edén.

El hombre puede experimentar la realidad del pecado cada día de su vida, aunque no lo admita. Todos los días, la raza humana, siente su vacío espiritual, pero lo disimula; cada día el hombre experimenta soledad, disolución, tristeza, odio, dolor; pero ríe y se divierte para que nadie advierta su necesidad del Dios verdadero; todo el tiempo se siente que no es amado, que es digno de ser recompensado, se aísla o se destaca con orgullo herido, se esmera para alcanzar la aprobación de sus semejantes, pero solo recibe traición. Es triste que el ser humano esté en una condición tan deplorable y que sus hojas de higuera sean tan engañosas como la vanidad, la falsa alegría, encontrar satisfacción en lo temporal, negar lo que no ve o lo que no puede probar. En su ceguera espiritual en ser humano anda a tientas por su mundo real, pero ilusorio.

2-La incapacidad del hombre de reconocer a Dios le hace acreedor de un salvador.

La Palabra de Dios habla por sí misma de esta realidad, condición y solución para esta encrucijada del ser humano. En Efesios 2:1-10 tenemos una explicación divina:

Antes, ustedes estaban muertos para Dios, pues hacían el mal y vivían en pecado; seguían el mal ejemplo de la gente de este mundo, y obedecían al poderoso espíritu en los aires, que gobierna sobre los malos espíritus y domina a las personas que desobedecen a Dios.  Antes nosotros nos comportábamos así, y vivíamos obedeciendo a los malos deseos de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡Con justa razón merecíamos ser castigados por Dios, como todos los demás! Pero Dios es muy compasivo, y su amor por nosotros es inmenso. Por eso, aunque estábamos muertos por culpa de nuestros pecados, él nos dio vida al resucitar a Cristo. Nos hemos salvado gracias al amor de Dios.Dios, al resucitar a Jesucristo, nos resucitó y nos dio un lugar en el cielo, junto a él. Hizo esto para mostrar, en el futuro, la bondad y el gran amor con que nos amó por medio de Jesucristo. Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló. La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso. Nosotros somos creación de Dios. Por nuestra unión con Jesucristo, nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual Dios ya había planeado desde antes.

La gracia salvadora y habilitadora de Dios, en Cristo Jesús, es lo único que nos hace dignos ante Dios. Esta buena noticia la necesita la raza humana. Por tal razón, si todavía algún “cristiano” no ha entendido esta verdad, es tiempo de ponerse a cuentas y a tono con Dios y ver y evaluar la realidad desde la perspectiva bíblica de la realidad de Dios.

3-La realidad del Dios Viviente.

Dios no es un Dios que se ha quedado en su trono en el cielo alejado de su creación como muchos piensan. Todo lo contrario, en su Palabra tenemos el más fiel testimonio de su obra en beneficio del hombre:

Efesios 2:6-11Aunque Cristo siempre fue igual a Dios, no insistió en esa igualdad.Al contrario, renunció a esa igualdad, y se hizo igual a nosotros, haciéndose esclavo de todos.Como hombre, se humilló a sí mismo y obedeció a Dios hasta la muerte: ¡murió clavado en una cruz! Por eso Dios le otorgó el más alto privilegio, y le dio el más importante de todos los nombres, para que ante él se arrodillen todos los que están en el cielo, y los que están en la tierra, y los que están debajo de la tierra; para que todos reconozcan que Jesucristo es el Señor y den gloria a Dios el Padre.

Jesucristo es el Señor de todo para gloria del Padre, el ser humano no puede negar esto.Que el hombre diga “No existe Dios” no quiere decir que esto sea una realidad, pues habla en el divagar de su pecado, por tanto, este juicio no es verdadero.

Dios SI existe y la raza humana no será justificada ante Dios por sus propios razonamientos sino que el Dios real y verdadero no dará por inocente al hombre, ya que:

  1. Los cielos han contado la gloria de sus manos
  2. La ley en su conciencia y en sus corazones les dirá Dios es real
  3. El testimonio de los Hijos de Dios estará ante sus ojos
  4. Su Palabra ha sido predicada
  5. Su Hijo fue clavado en una cruz por sus pecados
  6. Su Hijo amado, JESUCRISTO, fue resucitado
  7. PARA QUE TODO AQUEL QUE EN EL CREA NO SE PIERDA MÁS TENGA VIDA ETERNA. Juan 3:16

 

Este artículo se ha leído [hits] veces