El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) publicó este miércoles que 152 millones de niños realizan trabajo infantil en el mundo.

Por si fuera poco, la organización revela que casi la mitad de esa cifra realiza sus jornadas en condiciones de peligro o explotación.

Organización Internacional del Trabajo, por otra parte, asegura que la mayoría de los afectados vive en África (72 millones), mientras 62 millones viven en Asia.

Los datos se hicieron públicos en ocasión del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora este 12 de junio.

El tema será parte de los debates de los más de seis mil delegados de Gobiernos, organizaciones sindicales y entidades en representación de los empleadores, que participan en la Conferencia Internacional del Trabajo, con sede en Ginebra, informa la agencia Prensa Latina.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la conmemoración de este día examinará los avances logrados a lo largo de los 100 años de apoyo de ese organismo de Naciones Unidas a los países para luchar contra el trabajo infantil.

Como seguidores de Cristo, orar y actuar en el caso de que fuera posible, para atenuar en nuestros contextos el impacto de ese flagelo es un deber.

Zoriah Miller es un fotoperiodista que comenzó su producción a los 15 años y, tras haberse desempeñado algún tiempo para la Cruz Roja, decidió dedicarse a dar visibilidad a todos esos conflictos.

Aunque en Cuba no se dan casos de trabajo y explotación infantil, sí podríamos, de cualquier modo orar por aquellos que tienen que enfrentar esa dura realidad en otros lugares del mundo, y por aquellas organizaciones cristianas como Compassion International, que cada año da refugio a cientos de niños en situaciones de vulnerabilidad.

En tu propio pedacito, no seas indiferente a los niños de tu barrio que puedan estar en situaciones de gran necesidad. Aún con una pequeña ayuda, puedes estar extendiendo en hechos el amor de Cristo.

Este niño, fotografiado por Zoriah Miller, trabaja en una fábrica de ollas.

Proponemos un recorrido visual a las imágenes del fotógrafo Steve McCurry y Zoriah Miller, quienes han dedicado buena parte de su carrera a captar fotografías que concienticen sobre este mal.

Steve McCurry es otro fotógrafo que ha dedicado su lente a fotografiar este mal.

Niño florero en La India. Foto: Steve McCurry

Este niño trabaja fabricando ídolos de Budah. Contrario a los supuestos preceptos de los budistas, se le explota. Foto: Steve McCurry

Foto de Steve McCurry