El domingo un traductor de la Biblia en Camerún fue desmembrado y asesinado, y su esposa mutilada de un brazo, durante un ataque nocturno, informa La Gaceta cristiana.

Angus Abraham Fung, traductor de la Biblia estaba entre las personas que se dice fueron asesinadas durante un ataque perpetrado por lo que se sospecha fueron atacantes de la etnia Fulani en el pueblo de Wum, de acuerdo a Efi Tembon, quien lidera un ministerio llamado Oasis Network for Community Transformation.

Wum está entre varias localidades donde los jóvenes de los pastores nómadas Fulani están siendo alentados por actores del gobierno para llevar a cabo ataques contra las comunidades agrícolas locales que apoyan a los rebeldes separatistas, en pleno conflicto en la región, dijo Tembon.

Tembon, precisa el medio citado, dijo que algunas fuentes en el pueblo le habían dicho que los pastores Fulani irrumpieron en cinco hogares el día antes del ataque.

«Ellos atacaron en la noche y nadie los estaba esperando. Solamente entraron en el hogar, los sacaron y los desmembraron», explicó Tembon a The Christian Post.

Tembon dijo que no se le informó cuántas personas fueron lesionadas en el ataque, solamente se le dijo que a la esposa de Fung, Eveline Fung, le cortaron un brazo y está recibiendo una transfusión de sangre en el hospital local.

Sobre el traductor Bíblico, se le dijo a Tembon que Fung fue cortado en pedazos con un machete.

«No sé qué propició el ataque. Ellos solo vinieron y mataron a las personas en el hogar», añadió Tembon, declarando que la mayoría de las víctimas eran hombres mayores.

Fung estaba en sus 60 y por años había servido en el proyecto de traducción Aghem Bible en Camerún, trabajando en una traducción del Nuevo Testamento en el lenguaje Aghem, la cual fue completada en el 2016.

«Él fue uno de los líderes comunitarios clave en toda la tribu y era parte de los servicios de traducción y también de los esfuerzos coordinados de alfabetismo», explicó Tembon.

Wum es un pueblo rural pequeño donde el 90 por ciento de las personas del pueblo se consideran a sí mismos cristianos pero también practican las religiones tradicionales. Mientras que la gente local vive y cultiva en el pueblo, los ganaderos Musulmanes Fulani viven y pastan su ganado en una loma fuera del pueblo.

Hombre fulani. Foto: Tomada de Evangélico digital

Pero como el área está controlada por separatistas, él dice que el gobierno ha alentado e incluso armado a los Fulani para que lleven a cabo los ataques contra los separatistas que apoyan a las comunidades, todo esto es hecho en forma de darle un «giro religioso» al conflicto.

(Tomado de La Gaceta cristiana)