rebaje de precio Mientras buscas tu artículo favorito, lee y medita en estas palabras escritas pensando en ti.

Imaginas que caminas junto a un amigo por una calle de la ciudad. De pronto él se detuvo frente a una tienda, y señalando un traje con un anuncio que decía, “Con algunas manchas, reducción del precio”, exclamó: “¡Que texto más espléndido para un sermón!”.Y añadió: “cuando jóvenes nos manchamos, quizás un poco, viendo una representación vulgar en la pantalla, o leyendo un libro inconveniente, o permitiendo pensamientos deshonestos o desordenados. Y así nos manchamos, y cuando llegamos a adultos y se nos valora, quedamos “rebajadosde precio”, nuestro atractivo, nuestra fortaleza, habrá desaparecido. La consagración de la juventud se habrá esfumado. Y pasamos a formar parte inseparable de los “rezagos” o sobrantes que llevan esta marca: “Con algunas manchas: rebajado de precio.”

Sigue conmigo y verás que esto pasa a menudo en todas las épocas. Tenemos una historia de los años (870-850 a.C.) y dos “actores” principales, en este caso, son Elías y Acab.

1Reyes 18:21“Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra”.

Les dice: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? La Reina-Valera-Actualizada traduce el heb. Literal en la nota al pie así: “¿Por cuánto tiempo danzaréis cojeando sobre dos muletas?” Una paráfrasis sería: “¿Por cuánto tiempo seguiréis cojeando entre los dos puntos del empalme del camino?” Sea la versión que uno escoja, el significado es claro. Debían seguir al Señor con todo su corazón, y con toda su alma, y con todas sus fuerzas, y con toda su mente;… Al igual que en la época de Josué (24:15), Israel es desafiado a escoger a quién servir y no seguir indecisos.

Elías no acusa directamente al pueblo de ser apóstata sino de vacilar entre dos opiniones. Esto sugiere que lo que trataban de hacer era adorar a Baal y Jehová, para obtener ventajas máximas.El propósito fundamental no era que se supiese cuál de los dos era el más grande y poderoso, sino cuál era el único y verdadero supremo Dios que existe por sí mismo, Creador, Rey y Juez de este mundo y que le siguieran solo a Él. El pecado no era rechazar a Jehová, sino combinarlo con la adoración a Baal (el sincretismo). El pueblo vacilaba, es decir, “cojeaba”, no tenía firmeza. Quería servir a Jehová y a Baal al mismo tiempo. ¿Eran renuentes o tenían temor de romper con alguna forma, tradiciones humanas o estilos de adoración?

Peligroso es claudicar entre el servicio de Dios y el servicio del pecado, (Romanos 6), el dominio de Cristo y el dominio de nuestras concupiscencias. Si Jesús es el único Salvador, aferrémonos solo a Él para todo; si la Biblia es la palabra de Dios, reverenciémosla, recibámosla y sometamos nuestro entendimiento a su enseñanza divina. Dios nunca requirió de sus adoradores que le honraran a la manera de los adoradores de Baal; porque el servicio del diablo, aunque a veces complace y halaga el cuerpo, no obstante, es realmente cruel. Dios exige que (Hagamos morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría, etc. Colosenses 3:5); nuestras concupiscencias y corrupciones; pero las penitencias y severidades corporales no le agradan.

¿Quién ha pedido estas cosas artificiosas de sus manos? ¿Quién ha pedido lo espectacular? ¿Quién ha pedido un humanismo falaz? Sino unas pocas palabras emitidas con fe sencilla pero cierta, con ardiente devoción por la gloria de Dios, y amor por las almas, o sediento de la gracia del Señor y su favor, forman “la oración eficaz del justo, que puede mucho”. (Santiago 5:16,17). Amado, no sé si te estás amoldando a los criterios de la religión actual, las filosofías cristianas contemporáneas o a la verdad revelada en Las Sagradas Palabras del Señor que es el fundamento firme de la fe.

Elías se propuso llevar a juicio el asunto de abandonar a Dios y su Palabra. El culto a Baal tenía todas las ventajas externas, pero vida interior reprochable según el consejo Divino revelado y por ende condenable.“El que responde con fuego, sea Dios”,el Dios que tiene poder para perdonar el pecado, y para demostrarlo consumiendo la ofrenda por el pecado debe ser temido. Había que hacer expiación y quitar la mancha calamitosa de la inmundicia humana con el sacrificio por todo el pueblo, antes que la condenación fuese quitada por misericordia de Dios.

Elías no procuró su propia gloria, sino la de Dios por el bien de la nación. El pueblo estuvo de acuerdo y convencido: Jehová, Él es el Dios verdadero. Algunos, esperamos, tuvieron un cambio en su corazón, pero la mayoría sólo se convenció y no se convirtió. Quedaron sin responder palabra”. Bienaventurados los que no han visto lo que éstos vieron y sin embargo, creyeron, y han trabajado por ello más que los que lo vieron. Es interesante pensar en los sorprendentes milagros que Dios llevó a cabo por medio de Elías, pero haremos bien si nos centramos en la relación que tenían ambos. Todo lo que sucedió en la vida de Elías comenzó con el mismo milagro que está a nuestro alcance: “él respondió al milagro de poder conocer a Dios”.

El compromiso fiel de Elías con Dios nos impresiona y nos presenta un reto. Fue enviado para hablar las palabras de Dios a un ministro que a menudo rechazó su mensaje sólo porque era Elías el que lo traía. No importa quién eres o hayas logrado o la posición que ocupes… Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren (1Timoteo 4:16). Dios te escogió para seguir adelante con su ministerio junto a otros que también son fieles a Dios. Hermano, Bendiciones.

Este artículo se ha leído: [hits] veces