David: ejemplo de liderazgoSi bien es cierto que Goliat representaba una importante amenaza para la nación de Israel también representaba algo más, una oportunidad. Mientras que a Saúl le consumía el miedo; un pastor desconocido y joven vio la oportunidad y la aprovechó.

En este artículo analizaremos un suceso histórico que en la Biblia da lugar al liderazgo de David, ubicándolo en el escenario de importancia nacional en Israel, su valor para actuar en lo que le pareció que era el catalizador que pondría en movimiento una serie de hechos providenciales. El suceso que puso a David como líder en la nación de Israel comenzó con un punto muerto, entre el ejército de Israel y los filisteos, estos habían reunido sus dos ejércitos para la batalla a unos 24 KM al oeste de Belén, en una colina que dominaba el valle de Ella. El ejército de Israel acampaba en el otro lado del valle, se trataba de una estrategia militar bastante típica, ocupar las tierras altas y esperar a que el enemigo iniciara la ofensiva, no obstante lo que sucedió después fue bastante raro, el campeón filisteo salió de las filas y desafió al ejército de Israel, y especialmente a Saúl con el propósito de que enviara a un guerrero al valle a pelear contra él en una batalla a muerte en la que el ganador se quedaba con todo y todo no era más que la nación, sujeta a la esclavitud de los filisteos.

Goliat, se paró ante los soldados israelitas y los desafió, (1 Samuel 17: 8-9). En esa época era normal enviar al mejor hombre al campo de batalla para que peleara contra el campeón del ejército contrario, pero solo para asuntos menores como delimitar fronteras por agua o cosas de ese tipo, nunca se había llevado a cabo una guerra entre reinos enemigos, quien estuviera en su sano juicio no arriesgaría toda su nación, confiándola a las habilidades combativas de un guerrero, pues nadie lo haría a no ser que el guerrero fuera Goliat.

Parece ser que en el ejército de Israel no había nadie ansioso de convertirse en héroe. Dijo además el filisteo, los desafió hoy a que elijan un hombre que pelee conmigo, y todos los Israelitas se consternaron y tuvieron mucho miedo, (1 Samuel 17:10-11).

Si bien es cierto que Goliat representaba una importante amenaza para la nación de Israel también representaba algo más, una oportunidad, allí donde hay un gran temor hay también una gran oportunidad. Mientras que Saúl y su ejército de veteranos, endurecidos por los combates, los consumía el miedo, un pastor desconocido y joven vio la oportunidad y la aprovechó. La aparente casual llegada de David a la escena marca un asunto que se repite con mucha frecuencia en la vida de muchos líderes de la historia, no era su plan convertirse en un héroe militar, su única intención en aquel lugar era llevar Pan y trigo a sus hermanos, tal y como le mandó su padre él no buscaba una oportunidad, buscaba a sus hermanos, sin embargo cuando vio a Goliat reunió el valor con el cual sus hermanos y todo el ejército solo se atrevían a soñar.

Cuando usted habla con líderes experimentados en cualquier lugar, rara vez usted escucha hablar de planes estratégicos o proyectos de metas como propósitos fundamentales sino más bien de identificar oportunidades y actuar.

Las estrategias y los objetivos tienen su lugar pero no definen el liderazgo, los líderes buscan y aprovechan las oportunidades, y en la mayoría de los casos las oportunidades les toman por sorpresa. Es como dijera mi mentor el Rev. Eliécer Prieto,… los hombres que triunfan son aquellos que están preparados para cuando llegan las oportunidades…

Para el momento en que David llegó aquel lugar, la oferta estaba bien alta, el hombre que matara a Goliat, se casaría con la hija del Rey, recibiría una jugosa recompensa además de vivir una vida libre de impuestos, no creo que fuera la oferta la motivación de David, porque en el (capitulo 17: 45) él expone la razón por la cual está en el momento y lugar adecuado. Glorificar a Dios era la motivación de David.

Si el combustible de su liderazgo es glorificar a Dios, seguramente en las curvas cerradas del camino del liderazgo, usted encontrará fortaleza, orientación, y victoria. Se lo puedo garantizar pues lo veo en la vida de tantos líderes en la Biblia y lo digo por mi propia experiencia después de 18 años en el camino. Dios les bendiga.

 

 Este artículo se ha leído: [hits] veces