Como un regalo en este nuevo año, el equipo de MaranataCuba decidió comenzar la sección de clásicos cristianos, para regalarte, por parte, libros de autores e inspiración cristiana que han marcado generaciones y dado mucho fruto.

Decidimos comenzar, desde nuestras redes sociales, con este texto que traemos hoy en nuestra web, Vive tu sueño, de John Maxwell, un libro que ha motivado a miles a descubrir sus talentos y sueños, y a seguirlos con una estrategia seria, hasta hacerlos realidad.

¿Cuál es tu sueño?
¿Lograrás tus sueños en tu vida? No dudo que aspiras a que así sea;
estoy seguro de que esperas que así sea. ¿Pero lo lograrás en realidad?
¿Qué probabilidades te das a ti mismo? ¿Una en cinco? ¿Una en cien?
¿Una en un millón? ¿Cómo puedes saber si tus probabilidades son
buenas o si tu sueño nunca dejará de ser precisamente eso: un sueño?
¿Cuál es tu sueño? ¿Estás dispuesto a ponerlo a prueba?
La mayoría de las personas que conozco tienen un sueño. De
hecho, le he preguntado a cientos, por no decir miles, de personas
en cuanto a sus sueños. Algunos los describen voluntariamente con
mucho detalle y entusiasmo. Otros son renuentes a hablar de ello.
Pareciera que les abochorna decirlo en voz alta. Estas personas nunca
han puesto a prueba su sueño. No saben si otros se burlarán de ellos.
No están seguros si están apuntando muy alto o muy bajo. No saben
si se trata de algo que realmente pueden lograr o si están destinados
a fracasar.
La mayoría de las personas no tienen idea de cómo lograr sus
sueños. Lo que poseen es una noción vaga de algo que les gustaría
hacer algún día, o alguien en quien desearían transformarse. Sin
embargo, no saben cómo llegar de aquí a allá. Si eso te describe,

entonces te alegrará saber que realmente hay esperanza, y creo que
este libro te ayudará.
CONOCE LAS RESPUESTAS ANTES DE
SOMETERTE A LA PRUEBA
Cuando eras niño en la escuela, ¿recuerdas que alguna vez el maestro
hiciera un repaso antes de un examen y dijera algo como: «Presten
atención a esto porque vendrá en el examen»? Yo sí. Los maestros
alentadores que quieren ver a sus estudiantes sobresalir dicen cosas
así todo el tiempo. Querían que estuviéramos preparados para salir
bien. Nos sometieron a prueba, pero nos prepararon para el éxito.
Mi deseo es ser para ti como uno de esos maestros alentadores.
Quiero prepararte para que pongas tu sueño a prueba, para que realmente
puedas lograrlo. ¿Cómo? Creo que si conoces las preguntas que
debes hacerte, y puedes responder a ellas afirmativamente, tendrás
una probabilidad excelente de lograr tus sueños. Cuanto mayor sea
la cantidad de preguntas que puedas responder de modo positivo,
¡tanto mayor serán las probabilidades de éxito! Por esa razón escribí
este libro.
LA IMAGEN CORRECTA Y LA
INCORRECTA DE UN SUEÑO
He estudiado a personas de éxito por casi cuarenta años. He conocido
a cientos de ellas con un perfil sobresaliente que han logrado sueños
grandes, y yo he logrado los míos. Lo que he descubierto es que
muchos individuos sostienen conceptos equivocados en cuanto a los

sueños. Considera algunas de las muchas cosas que las personas persiguen
y que describen como los sueños de sus vidas:
«S* Sueños despiertos — Distracciones del trabajo actual
<£> Sueños de opio — Ideas alocadas sin estrategia ni fundamento
alguno en la realidad
<*> Malos sueños — Afanes que generan temor y parálisis
Sueños idealistas — Cómo sería el mundo si estuviera a tu
cargo
Sueños vicarios — Sueños vividos a través de otros
<$• Sueños románticos — La creencia de que alguna persona te
hará feliz
<$> Sueños de carrera — La creencia de que el éxito profesional
te hará feliz
• Sueños de destino — La creencia de que una posición, título
o premio te hará feliz
• Sueños materiales — La creencia de que las riquezas o posesiones
te harán feliz
<$> Sueños de temporada — Un objetivo a corto plazo que tratas
de lograr
Si estos no son buenos sueños, es decir, los que valen la pena
invertir la vida en ellos, entonces, ¿cuáles sí lo son? Esta es mi definición
de un sueño que puede ser puesto a prueba y pasarla: un sueño
es un cuadro inspirador del futuro que infunde energía a tu mente,
voluntad y emociones, facultándote para hacer todo lo que puedas para
lograrlo. Un sueño genuino es un cuadro y un esquema del propósito
y potencial de un individuo. O, como lo diría mi amiga Sharon

Hull: «Un sueño es una semilla de posibilidad plantada en el alma
de un ser humano que lo llama a seguir un camino único hacia el
cumplimiento del propósito de su vida».

¿QUÉ TIENES EN MENTE?
Los sueños son bienes valiosos. Nos impulsan hacia delante. Nos dan
energía. Nos brindan entusiasmo. Todos debieran tener un sueño.
Pero, ¿qué pasa si no estás seguro de tener uno que te gustaría seguir?
Reconozcámoslo. A muchos no se les alentó a que soñaran. Otros
tienen sueños, mas han perdido las esperanzas y los han colocado a
un lado.
Quiero que sepas que hay buenas noticias, puedes hallar o recapturar
tus sueños. Y pueden ser grandes, lo cual no significa que los
únicos que valgan la pena seguirse sean aquellos que son enormes.
Sólo tienen que ser más grandes que tú. La actriz Josie Bisset afirmó:
«Los sueños vienen en tallas grandes para que podamos crecer en
ellos».
«Los sueños vienen en tallas grandes para
que podamos crecer en. ellos».
– J O S I E BISSET
Si has perdido las esperanzas, has perdido de vista tu sueño, o
nunca te conectaste con algo que piensas que vale la pena soñar y
trabajar por lograr, tal vez te ayudaría conocer las cinco razones más
comunes por las cuales las personas tienen problemas para identificar
su sueño:

1. ALGUNOS HAN SIDO DESALENTADOS DE SOÑAR POR
OTROS INDIVIDUOS
¡A muchas personas les han arrancado el sueño de las manos! El
mundo está lleno de derribadores de sueños y de asesinos de ideas.
Algunos que no persiguen ningún sueño propio se molestan al ver a
otros persiguiendo los suyos. El éxito de los demás les hace sentirse
incapaces o inseguros.
Los profesores de negocios Gary Hamel y C. K. Prahalad escribieron
acerca de un experimento llevado a cabo con un grupo de
monos. Cuatro monos fueron colocados en una sala que tenía un
poste elevado en medio. Suspendido de la cima del poste había un
montón de plátanos. Uno de los monos hambrientos empezó a
trepar el poste para buscar algo de comer, pero cuando estiraba la
mano para tomar un plátano, fue bañado por un chorro de agua fría.
Chillando, bajó a toda velocidad por el poste y abandonó el intento
de alimentarse. Cada uno de los monos hizo un intento similar, y
cada uno fue bañado con agua fría. Luego de varios intentos, se
dieron por vencidos.
Los investigadores entonces sacaron a uno de los monos de la sala
y lo reemplazaron por un mono nuevo. Cuando este nuevo miembro
del grupo empezó a trepar el poste, los otros tres le sujetaron y le
dieron de tirones para bajarlo al suelo. Luego de intentar trepar el
poste varias veces y de ser arrastrado por los demás, finalmente se dio
por vencido y no volvió a intentar trepar el poste.
Los investigadores reemplazaron a los monos originales uno por
uno con monos nuevos, y cada vez que llegaba un mono nuevo, sería
arrastrado por los demás antes de que pudiera alcanzar los plátanos.
Luego de cierto tiempo, en la habitación sólo quedaban monos que

no habían recibido el chorro de agua fría, pero ninguno de ellos
intentó trepar el poste. Se impedían unos a otros treparlo, aunque
ninguno de ellos sabía por qué lo hacían.1
Tal vez hay otros que te han arrastrado en la vida. Te han desalentado
de soñar. Tal vez sentían resentimiento porque deseabas
superarte o hacer algo significativo con tu vida, o tal vez buscaban
protegerte del dolor o del desencanto. De igual modo, te han desalentado
de soñar. No desmayes. Nunca es demasiado tarde para
empezar a soñar y perseguir tus sueños.