Más de 140 000 personas participaron este 10 de febrero en el que se ha considerado el evento cristiano más grande realizado en la historia de Brasil.

Con una duración de 12 horas de oración, palbara de Dios, discursos motivacionales y compromisos de misiones, ayunos y lectura de la biblia, además de un especial mover de milagros, según detalla Evangélico digital, el evento transcurrió en tres estadios brasileños diferentes: Estadio Nacional de Brasilia, y Estadio Morumbi y Estadio Allianz Parque en Sao Paulo -con 1,7 millones de espectadores durante la transmisión en vivo en portugués y más de 560 000 en la transmisión en inglés.

Imagen tomada de usuarios de redes sociales

Andy Byrd, líder de Juventud con una Misión (JUCUM), aseguró que “Todo este evento fue acerca de la exaltación de Jesús y el empoderamiento de los jóvenes equipando a la próxima generación para cambiar el mundo”.

Miles de personas tomaron decisiones por Jesús, y asumieron compromisos de evangelizar en sitios de estudio y trabajo, acaso, el mayor resultado del gigantesco encuentro de los seguidores de Jesús.