Risas, experiencias inolvidables con Dios, conversaciones genuinas, recuerdos para el futuro, … Todo eso y más es vivir un campamento de seguidores de Cristo, una experiencia que este 2020 ha Sido frustrada para muchos, a causa de la situación sanitaria. Sin embargo, jóvenes de la tercera iglesia bautista de Baracoa han podido disfrutar de un espacio espiritual y de comunión a pesar del contexto.

Sus fotos, publicadas en redes sociales, evidencian momentos de sosiego y de recargar pilas en medio del duro año que ha mantenido a muchos hermanos lejos y aislados, sirviendo en la distancia entre unos y orotr. Por eso nos gozamos de su experiencia y deseamos que muy pronto, otros hijos de Dios en todo el país puedan regresar a encontrarse en momentos de oración y amistad como estos.