Un líder evangélico de Burkina Faso ha llamado al perdón y no a la venganza, tras la muerte de 14 cristianos asesinados el pasado domingo en medio del culto en una iglesia protestante en el municipio de Hantoukoura, en la región este de Burkina Faso, como informaron varios medios.

Un comunicado del presidente de ese país en redes sociales extendió las condolencias a los familiares de las víctimas, que se hallaban reunidas en el servicio dominical cuando sucedió el tiroteo.

Los asesinos fueron un grupo de «hombres armados no identificados»,quienes ejecutaron al pastor y a otros trece civiles que se encontraban en la iglesia.

Burkina Faso ha sido objeto de repetidos ataques contra comunidades cristianas en los últimos meses. En abril, fueron asesinadas seis personas en una iglesia de las Asambleas de Dios en el norte del país, y en mayo se produjeron dos atentados contra parroquias católicas que dejaron diez muertos.

El pastor Henri Ye, Presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas y Misiones (FEME por sus siglas en inglés), urgió a las personas de Burkina Faso a que escogieran el amor y la unidad, no la venganza, detalla La Gaceta cristiana.

«Una vez más, nuestros valores de tolerancia, perdón y amor han sido violados. La libertad de culto consagrada en nuestra Ley Básica ha sido pisoteada», dijo él.

«Sin embargo, es en el amor de Dios y nuestro vecino, en la unidad y solidaridad, al deshacernos de todo espíritu de miedo y venganza que eventualmente nos sobrepondremos. Que la unidad del cuerpo de Cristo y de toda la nación nos lleve a un mejor futuro».