Ayudando a la siguiente generación a ganar

General Vida Cristiana Jóvenes Ayudando a la siguiente generación a ganar

0 0

(Adaptación de un mensaje original del pastor cubano Fernando Rodríguez)

Para los fines de nuestra visión, expliquemos, antes que nada, lo que significa el término «siguiente generación».

¿Quienes son la siguiente generación? Pues, más allá de enfoques de especialistas o teorías, la siguiente generación, según la visión que nos ocupa, es cualquier persona que tenga menos experiencia de vida que tú.

Una vez que hemos entendido eso, necesitamos también comprender qué significaría para nuestros fines el término «ganar», en tanto estamos hablando de ayudar a la siguiente generación «a ganar».

En nuestra visión para estos mensajes, ganar NO es alcanzar mejor status de vida. A veces pensamos «mis hijos no van a pasar por todo lo que pasé. Lo van a tener más fácil en el sentido económico.»

Pero realmente ganar es proveer un un estándar solo para la vida. Es trasmitir sabiduría, conocimiento. Experiencias de vida.

Metas que hemos trazado para esta enseñanza.

Y tal vez a usted le parezca fuerte comprender esta visión. Es lógico. Pero tracemos esta directriz: para cuando hayamos culminado este tema, hoy, es probable que hayamos aprendido sobre proveer herramientas prácticas para ayudar a las generaciones más jovenes.

Entrando en tema, es interesante saber que desde la ciencia, hay una corrientes sociológica que ha intentado agrupar a las personas según el rango de años en que nacieron y cómo esto afectó la manera de ver el mundo y su filosofía de vida:

Así, tenemos conceptualizadas sociológicamente a los nacidos entre 1929-1945 como la Generación Builders, también conocida como los constructores, oh la más grande de las generaciones.

Estas personas, se describe, sentaron las bases sociales después de la I Guerra Mundial.

Luego, tenemos la descripción del sector nacido entre los años 1946-1964, la llamada Generación Baby boomers, marcada por una explosión de la tasa en el mundo. Con estas personas, en su época de vida, se vislumbraba esperanza en la historia social, después de haber acabado con la amenaza nazi.

Según las descripciones de historiadores y sociólogos, estas personas se caracterizaban más por compartir una filosofía de vida en la que el trabajo era un privilegio y un regalo, por lo tanto había que ser  agradecido. Había que cuidarlo.

Los nacidos entre 1965-1982 serían entonces la llamada Generación X: Su época estuvo marcada por la apareción de los primeros métodos anticonceptivos, las primeras políticas de planeación familiar o control de natalidad.

En su tiempo, la tasa de natalidad baja y por eso la marcan con una X, de ahí el nombre con que les etiquetan.

Filosóficamente, esta generación nació creciendo con la ausencia de sus padres, según describen los especialistas.

Luego llegamos a los nacidos entre 1983 y 2000, la llamada Generación Milenial o Y, que incluye a aquellos que alcanzan la mayoría de edad en el 2000.

Esta generación está marcada por la corriente de la posmodernidad, ellos tienen tienen tantas opciones que no deberían comprometerse con una sola. En sus tiempos de crecimiento y formación se dá un auge de sincretismo religioso.

Y finalmente, llegando a nuestros días, tenemos la conceptualización de los nacidos a partir de 2001 hasta la actualidad, la llamada Generación Z, ue comprende a personas capaces de interactuar con 5 dispositivos simultáneamente. Son los famosos nativos tecnológicos.

Según los rasgos más típicos, este grupo NO concibe la vida sin el uso de la tecnología y cree que es un derecho universal.

Sin embargo, la cara menos brillante para este grupo es que en su época hay mucha competitividad, estrés y las tazas de depresión aumentan a un ritmo vertiginoso.

Es aconsejable para nosotros, en tanto buscamos ayudar a estos grupos con que convivimos hoy, detenernos un poco en estas últimas dos generaciones:

El autor especializado Tim Elmore se ha detenido en su estudio, y sus acercamientos nos resultan útiles para agruparlas y comprenderlas mejor.

Sobre la Generación iY, se describe como «La generación de por primera vez»:

  1. No necesitan adultos para obtener información.
  2. Pueden trasmitir en redes sociales cada pensamiento y emoción.
  3. Disfrutan de estímulo externo a disposición de la punta de sus dedos 24/7 (Pierde la motivación interna)
  4. Están en contacto social todo el tiempo pero frecuentemente aislados.

Repasando esta descripción, es lógico que los mayores que coexistimos con esta generación nos preguntemos: «¿Si no nos necesitan para obtener información? ¿Para qué nos necesitan?»

Pues la respuesta puede ir por este rumbo: No necesitan adultos para obtener información, sino para brindarles interpretación. La misma solo puede venir con la experiencia. Conectar puntos, anticipar lo que les puede esperar.

Importante es recordar algo esencial: Antes de criticar o apuntar con el dedo lo «negativo» de estos grupos, pensemos que el contexto en el que están creciendo las otras generaciones fue precisamente el creado por nosotros.

Su mundo esta lleno de…Por lo tanto asumen que…
VelocidadLento es malo
EntretenimientoAburrirse es malo
ProtecciónArriesgado es malo
PrivilegiosEsforzarse es malo

Entonces, pensemos: si nos ponemos a criticar, enmarcar, o hablar de nuestras diferencias, lejos de construir puentes para ayudar a las siguientes generaciones, estaremos levantado paredes que nos separen, y el precio de hacer eso es uno muy alto que no queremos pagar.

Veamos un pasaje de la Biblia que profundiza sobre esta idea magistralmente:

Josue24.31 “Durante toda la vida de Josué, el pueblo de Israel había servido al Señor. Así sucedió también durante el tiempo en que estuvieron al frente de Israel los jefes que habían compartido  el liderazgo con Josué, y que sabían todo lo que el Señor había hecho a favor de su pueblo.

Detengámonos ene stos detalles centrales del pasaje:

  • El pueblo sirvió al Señor mientras Josué estuvo vivo.
  • El pueblo sirvió al Señor mientras los jefes que sirvieron con Josué estuvieron vivos.

¿Por qué puede haber sucedido esto?:

Tanto Josué como los jefes que sirvieron junto a él sabían de primera mano todo lo que el Señor había hecho.

  • Tenemos toda una nación con un estándar de vida, que estaba influenciada por sus dirigentes.

Ese estándar de vida solo fue posible mientras estaban bajo la influencia de estos grandes líderes. Pero veamos… ¿Qué paso cuándo ellos murieron?

En Jueces2.9-11 hallamos la respuesta:

y lo sepultaron en Timnat Jeres, tierra de su heredad, en la región montañosa de Efraín, al norte del monte de Gaas. 10 También murió toda aquella generación, y surgió otra que no conocía al Señor ni sabía lo que Él había hecho por Israel. 11 Esos israelitas hicieron lo que ofende al Señor y adoraron a los ídolos de Baal

Entendemos por este pasaje que una vez que muere la generación antigua hay un cambio en el estilo de vida de toda una nación. EL motivo es este: la nueva generación no conocía al Señor.

¿Cómo eso puede suceder esto?, pensará usted.

Pues ese fue el error de la generación de Moisés, no hicieron  una prioridad el hecho de ayudar a la siguiente generación a ganar.

Jueces21.25 lo describe desgarradoramente:

En aquella época no había rey en Israel; cada uno hacía lo que parecía mejor

Vemos así que la desconexión entre generaciones llevo a más de 400 años de miseria, rebeldía, fracasos y derrotas. Preguntémonos con seriedad: ¿Estamos dispuestos a correr ese riesgo?

La respuesta está ante nosotros: “TENEMOS QUE CONSTRUIR PUENTES GENERACIONALES, NO LEVANTAR PAREDES QUE CREEN BRECHAS.”

Pero por supuesto, decir el qué no puede bastar si no reparamos en el cómo. Entonces, CÓMO CONDUCIRLOS APROPIADAMENTE:

1- Necesitamos conocerlos mejor, para comprender por qué actúan así, recordemos que son nativos tecnológicos, que pueden conectar con cientos de personas través de las redes sociales, pero a la misma vez sentirse aislados. Tienen acceso a cualquier tipo de información, pero nos necesitan para interpretarla; la interpretación solo viene con la experiencia.

 1. No pienses tanto en controlar, piensa en conectar. Establece puentes, puntos en común . Un ejemplo agradable es el libro Andrés, tienes un email, que les recomiendo a todos.

2. No piense tanto en reglas sino en ecuaciones, no  impongas tu criterio de manera absoluta, dale la posibilidad de analizar diferentes soluciones , con sus respectivas consecuencias y que entonces pueda decidir cuál seria el camino a seguir o la actitud a tomar.

3. Combina la teoría con la práctica. Busca maneras prácticas para trasmitir esa enseñanza, esa sabiduría.

Si has pensado profundamente estos consejos, queremos terminar honrando a aquellos voluntarios que dedican tiempo y recursos personales a ayudar a la siguiente generación a ganar.

Lo cierto es que ellos son esos héroes sin publicidad que han tomado muy en serio el vincular una generación con otra. Aún en tiempos de cuarentena, estas personas han creado alternativas para ayudar a la siguiente generación , con prudencia y sabiduría, por eso para ellos es nuestro respeto y felicitación.

Comentarios

    No hay comentarios
Necesitas autentificarte para comentar