Autor: Andrés J. Quesada Cedeño

Cuando llorar no es debilidad sino fortaleza

Podemos identificar tres tipos de lloro. En primer lugar, el lloro natural: es aquel que se produce por razones naturales. En segundo lugar, el lloro pecaminoso: es aquel que produce como resultado de nuestro pecado y rebelión contra Dios. Y en tercer lugar, el lloro espiritual: es aquel que se produce como resultado de la gracia de Dios en la vida de un hombre

Lee mas

Cuidarnos… de nosotros mismos

Para examinarnos y reconvenirnos no importan los años y la experiencia, no importan los títulos ni las apariencias, solo nosotros podremos conocer nuestro hombre interior y recordar que frente a Dios estamos al descubierto. ¡Despertemos! No sigamos el juego. Cuidemos nuestra vida nueva en Cristo

Lee mas

Ordena una copia impresa

Print

Categorías

Archivos