La cristiana Asia Bibi, que tras un largo proceso judicial había sido condenada a la pena de muerte, logró abandonar Pakistán y reunirse con sus familiares en Canadá.

«Tomó tiempo, pero finalmente está a salvo gracias a Dios», afirmó uno de sus abogados, Saif Ul Malook, citado por protestante digital.

Un amigo cercano de Bibi,explicó bajo anonimato que «el Gobierno dijo que tuvieron que gestionar algunos asuntos internos con los partidos religiosos y otras partes, así que le tomó bastante tiempo abandonar el país».

El esposo y los hijos de Bibi fueron refugiados en Canadá, después de que el primer ministro Justin Trudeau expresara en noviembre de 2018 «Canadá es un país que da la bienvenida».

La mujer cristiana de 51 años estaba en el corredor de la muerte desde noviembre de 2010, tras ser condenada por blasfemia tras una discusión con dos mujeres musulmanas.

Después de que el gobernador de Punjab, Salmaan, pidió un nuevo juicio de su caso y posteriormente fue asesinado a tiros por uno de sus guardias, Mumtaz Qadri, en enero de 2011, el caso de bibi saltó a los medios internacionales.

Bibi impugnó el veredicto en octubre de 2014, sin embargo, el tribunal confirmó la sentencia de muerte.

Luego de tres años su apelación fue atendida y el 31 de octubre de 2018, se decidió liberarla pero la decisión desató fuertes manifestaciones en el país.

Pakistán ocupa el quinto puesto en la Lista Mundial de Persecución de Puertas Abiertas.

 

(Lea también Quién es Asia Bibi, la cristiana perseguida por todo un país musulmán )