La Asociación cristiana de Nigeria ha denunciado este agosto el asesinato de otro pastor, Jeremiah Omolara, en la región de Kaduna.

Según La Gaceta cristiana, que cita a medios locales, el pastor fue atacado cuando viajaba por una autopista nacional junto a su esposa e hijo. Aunque el muchacho pudo escapar, la esposa fue secuestrada por el grupo armado, que reclama más de 130 mil dólares en rescate.

Organizaciones de derechos religiosos se muestran preocupadas por la ola de asesinatos a cristianos nigerianos y la impunidad de los atacantes.

Los grupos terroristas musulmanes llevan a cabo ataques a comunidades cristianas en los campos del país frecuentemente.