Ideas para esparcir evangelio y amor durante la  Navidad

Hay dos cosas que diferencian estos días del resto del año: las personas adquieren una actitud más abierta  a la relajación y el afecto, hasta a ponerse cursis, como la redactora de este texto 😉 ; y por otro lado, es un momento en que nos solemos poner algo existencialistas y pensamos si estamos aprovechando bien la vida, sacamos cuentas, y ese tipo de “balance”.

Lo que genera ese llamado “espíritu navideño”, que realmente es una actitud, es que es un momento de accesibilidad para que puedas tener gestos en los cuales brille el amor de Dios en acciones, y mostrarlo a Él, el verdadero protagonista, el “cumpleañero”.

Así que te regalamos un par de ideas prácticas, si eres de los que gustan de explotar al máximo tu tiempo para enamorar y estar enamorado de Cristo, como nosotros:

1 Tarjetas a los vecinos

Es el momento perfecto para llegar a tus vecinos regalando una tarjeta en la que puedes pensar un mensaje “navideño” y de hecho, realmente, mostrar el evangelio puro. Por ejemplo, no es lo mismo una frase de festividad secular, toda usada, que escribir a tus vecinos: “Te felicito por haber sido parte de la inspiración de la navidad. Cuando Dios dejó el cielo para venir como un ser humano vulnerable estaba pensando en ti. Y puesto que sufrió mucho por amor a ti, debes ser muy especial para él. Por eso te felicito.”

No hagas el típico mensaje de buenos deseos, o Merry christmas, eso ni siquiera lo leemos completo. Intenta usar imágenes distintas, como la foto de un bebé, y frases cortas, impactantes, y sobre todo, diferentes, para exponer a Cristo y su amor. Trata de incluir alguna frase que evidencia que la tarjeta es personalizada, no la llenaste como un robot. menciona a sus familiares o alguna situación particular de cada uno. Que la persona se sienta realmente en un intercambio individual, no entregues una tarjeta “ de Navidad” de cliché, por favor.

2 Visita a los que están pasándola mal

Recordar a aquellos de tu congregación o de tu barrio que están pasando por un mal momento es importante. En estas fechas las personas piensan mucho en sus familiares, y en la vida, así que quienes estén enfermos, necesitados o solos pensarán para mal. Es tu momento de acercarles una sonrisa. A veces hay regalitos muy baratos que puedes llevar, y recuerda, con una visita sorpresa, y combinado con una oración, cambiarás el día de alguien para la gloria de Dios.

Sobre todo, no des teques ni largas conversaciones sobre ser obediente a Dios, mucho menos uses frases clichés como “has de ser fuerte”, o “es así la vida”. Abraza, sonríe, refuerza con un halago sincero, intenta mostrar a un Dios preocupado en hechos prácticos, y con cariño.

4 Hablando con la familia

Háblale a tu familia no convertida de la “historia verdadera de la Navidad”. El tema histórico es una excusa perfecta si la manejas con sabiduría para que tus familiares no cristianos escuchen un poco de Cristo y el evangelio. Cena junto a ellos e introduce inteligentemente el tema del origen de la fiesta, y conduce el asunto hacia el verdadero nacimiento y su razón.

Si no eres ansioso, no usas discursos impuestos, y sabes crear un ambiente de paz y armonía familiar puede ser un breve momento de evangelismo, del bueno, el que no impone doctrinas.

5 Carteles “navideños”

Coloca carteles. Los carteles no son tan caros si imprimes en blanco y negro, y realmente, hay buenos memes que apuntan al cumpleañero de la verdadera Navidad. Si eres sabio, puedes explotar la fecha para poner un mensaje inteligente que apunte a Cristo, en un sitio público.

6 Regala una canción en el bus

Regala canciones de Navidad en el bus. En otra fecha puedes ser más tímido, pero si hay un momento en que una canción que hable de Jesús no puede ser mal recibida es este. Llama al amigo guitarrista, o al cantante de la iglesia si no sabes cantar tú, y súbete en una ruta y en otra. Piensen qué tema es mejor para enviar un mensaje evangelístico sin discursos religiosos, que presente a Cristo como es Él, auténtico, puro y hermoso.

Lo que no debes hacer nunca es despotricar palabras bíblicas en un lenguaje de juicio que no escucharán. Escoge un estilo auténtico, fresco, y jovial, y estarán más abiertos a escuchar tu mensaje. Si oraste, y lo dices de corazón, el Señor añadirá algún oído atento, para su gloria. Si no, al menos habrás alegrado el trayecto de alguien cambiando su ambiente.

 

Si a cada idea le pones el paso esencial de orar de corazón y hacer todo en adoración, esta puede ser una fecha muy fructífera. Agrégale tus ideas, estilo, y tu propio sello, si estás decidido a rendir frutos en estos feriados. Y que El Señor bendiga la cosecha!!