La muerte este jueves de 15 niños tras el incendio de un orfanato evangélico en haití ha generado dolor entre los hermanos de la iglesia de la Comprensión bíblica, que desde hace 40 años regentaba el refugio para niños abandonados por padres pobres.

Agencias noticiosas han revelado que el sitio, a pesar de las buenas intenciones del personal, no poseía licencia desde hacía varios años, por condiciones de insalubridad como la ausencia de extintores y la extrema cercanía de las literas en los dormitorios. Además, se conoció que el fuego puede haber sido generado por una vela encendida en uno de los pasillos del recitno, cerca de un pedazo de madera.

Sin embargo, según los datos del Instituto de Bienestar Social, esta situación es común en el país, puesto que solo 35 orfanatos poseen licencia de funcionamiento, de los 754 que existen en Haití.

Imágenes tomadas de EFE

El trabajo de este tipo de orfanatos de ONGs e iglesias ha estado centrado en mantener con las condiciones posibles a decenas de niños que tras las recientes crisis del país, como el terremoto de 2010, han sido dejados a su cuidado por sus padres o han perdido a sus familias.

Sin embargo, según la ONG Observatorio Haitiano de Derechos Humanos se denuncia que las condiciones de vida en estos centros son precarias, y se reclama a las autoridades ser severos en su fiscalización.

“Más de mil orfanatos o centros de atención infantil operan sin autorización en todo el país y tratan a los niños como animales en violación de todas las normas que rigen la materia, principalmente en violación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño firmada y ratificada por Haití”, dijo a Efe el coordinador del Observatorio, Joinet Merizius.